Archivo del sitio

LA CIUDAD DE LAS LUCES

Paz-Eiffel-Jean-Jullien-Paris_79502061_178907_1706x1280

Que sea Oriente, está tan claro u oscuro como el enigma de lo que sea Occidente. O ya me dirán ustedes que tiene que ver Mahoma con Lao Tse, Matsuo Basho con un muyahidin, Montaigne con Torquemada, o Darwin con Benedicto XVI.

Muy poco.

Casi con seguridad podemos considerar a Montaigne más cercano a Lao Tse que a Torquemada, de manera que no siempre los puntos cardinales geográficos coinciden con los puntos cardinales mentales. La civilización no es un territorio vallado.

Los momentos de tensión, de miedo, de caos, y de pérdida de referencias, propenden como una respuesta casi automática a la simplificación. No es tiempo de matices, ni de análisis, ni de reflexión. Es tiempo de alistarse bajo las banderas de la unanimidad.
Eso es tan previsible como los reflejos de defensa que sin participación de nuestra mente consciente, nos hacen retirar la mano del fuego.

En esos momentos críticos, los hombres de fe y de proclamas salen mejor parados en la foto que los intentos de reflexión y análisis, y el discurso que desde el poder se propone, debe ser sencillo, sin entrar en más averiguaciones. Dudar de este discurso puede considerarse traición. Esto resulta práctico y patriótico, aunque falsamente práctico y equivocadamente patriótico. Siempre ha sido así.

Ahora bien, esas averiguaciones y esos análisis son esenciales para combatir el mal que queremos evitar. El análisis, la búsqueda de la verdad, el proceso racional de los hechos, y la conexión entre causas y efectos, es también un combate, aunque este está guiado por la razón, no por el fanatismo. Y ese es uno de los mayores logros de nuestra civilización: la libertad de pensamiento y de investigación. La prensa libre es una de nuestras mayores conquistas.

No descubro nada si digo que hoy abundan las informaciones y las denuncias que desvelan la participación de agencias de inteligencia occidentales, países (Arabia Saudí), y organismos próximos y aliados, en la creación, financiación, y entrenamiento del ISIS y otros grupos terroristas. Los mismos que ahora nos matan.

Tampoco está claro que oscuros negocios nos llevaron a Irak de la mano de Bush, Blair, y Aznar, aunque sí sabemos los negocios a los que se dedica alguno de ellos, y no ignoramos que la mentira fue uno de los ejes fundamentales de esa aventura de consecuencias tan funestas.

El respeto a los ciudadanos del mundo libre exige aclarar todas estas dudas, y concretar si son sólo fantasías paranoicas o hechos ciertos.
Y esto no es justificar ni dar excusas al terrorismo, esto es combatir el terrorismo, venga de donde venga, y probablemente la única manera eficaz de hacerlo, ya que para nuestros dirigentes la actual situación de terror y matanzas es “inevitable”. Tenemos que asumirlo con espíritu patriótico, casi mártir.

Si hemos de defender los valores de los que estamos orgullosos, y que tienen muy poco que ver con la mentira como método, con la fe como ceguera, o con la asunción acrítica del discurso oficial, debemos mantener la vieja costumbre de establecer relaciones lúcidas entre lo que ocurre y sus posibles causas. Edward Snowden debe ser también un símbolo de nuestro Occidente mental.

Casi al mismo tiempo que en París morían inocentes, en Caláis se incendiaba un campamento de refugiados. La causa del incendio no está clara. Lo que sí está claro es que muchos de esos refugiados, niños y familias enteras, que ahora huyen de las llamas, hace muy poco huían de las decapitaciones del ISIS arriesgando su vida en el mar, empujados por la desesperación. La organización de estos movimientos de población debe estar unida al respeto de los derechos humanos.

Un cartel improvisado en las calles de París estos días decía algo así como “No a las bombas, si a los libros”.

Eso sí es Occidente.
Como lo es el combate contra todos los totalitarismos (incluido el del dinero) y todo lo que falsee nuestra democracia, como lo es el Espíritu de las Leyes, como lo es el espíritu de la Ilustración.

A la tristeza inmensa por estos hechos que ya son parte de una serie funesta, hay que unir el análisis sin censura ni autocensura, y la reflexión independiente.

DOS NOTICIAS Y 2101

el-grito-munch

Eran dos noticias si bien no consecutivas si consecuentes o correlativas (incluso separadas por un par de titulares vanos), en cuanto pertenecientes a un mismo “relato” coherente dentro de su desaforada locura, y que sin merma de terror y suspense podría haber suscrito el mismísimo H. P. LOVECRAFT durante una tarde de jaqueca y lluvia ácida, y decían así:

Una: “China se lanza al desenfreno consumista en el día del soltero”.
Y otra: “La contaminación en China supera en 10 veces las recomendaciones de la OMS”.

La primera noticia se ilustraba con unos gráficos de trazo luminiscente y multicolor en unas pantallas gigantes tipo cerebro plano y formato “Gran Hermano”, que transcribían (quiero suponer) la velocidad, densidad, y dirección de las transacciones “online” de Alibaba, y que en última instancia no se distinguían mucho de las representaciones climatológicas al uso de los huracanes y los torbellinos, con una cierta tendencia al caos definitivo y la ventolera como norma máxima.

Esos flujos veloces y densos, que en la pantalla plana parecían las chiribitas de un incendio gigante, lo mismo podían representar un ciclón a punto de arrasar el Caribe, que un brote epidémico y contagioso de histeria consumista.

Es obvio, a juzgar por la unanimidad unánime del comportamiento compulsivo que dichas gráficas ponen de manifiesto y que arrastra a familias enteras integradas en sociedades-manadas, que en tales operaciones cataclísmico-comerciales que tanto recuerdan a las estampidas no se exige el carnet de soltero y se apunta todo el mundo, independientemente del estado civil, debiendo deducirse de todo ello que el día del single consumidor (como el Halloween y otros vertederos de la cultura actual) no es más que un pretexto o testaferro del auténtico dueño del garito.

Lejos de aquellos trazos luminiscentes de brillo multicolor, y ya en el mundo real que florece fuera de las pantallas, la segunda noticia se ilustraba con unos peatones chinos (apenas visibles), que allí en sus urbes orientales, resignados a las consecuencias del consumismo, caminaban entre densas y oscuras nieblas de contaminación tóxica y asfixiante que impedían distinguir lo que estaba a medio metro o incluso al hijo pequeño que llevaban de la mano confundido, quizás, con un paquete, y aunque portadores todos -grandes y chicos- de la ya habitual máscara profiláctica (protectora contra los altos niveles de civilización occidental), se adivinaba en sus ojos sin brillo un reflejo mustio del “grito” profético de Munch.

Y yo me pregunto: ¿aparte de los manuales del materialismo dialéctico que tan eficazmente los tiene entrenados para la única libertad que ya exporta Occidente, estos ciudadanos de la China oriental han leído a alguno de sus clásicos inmortales, por ejemplo taoístas, al lado de los cuales nuestros más reputados sabios del momento (tal que un Milton Friedman), parecen un oscuro infusorio de la ciénaga?

Cabe dudarlo. Y es que efectivamente, esos gases de los que intentan protegerse en vano mientras hacen cola para la estampida del supermercado global, recuerdan a la ciénaga donde el final se encuentra con el principio, el pez se muerde la cola, y el ser evolucionado se convierte en larva.

Que China se lance al desenfreno consumista no es cualquier cosa. Al lado de la potencia superpobladora y supercontaminante de esa masa humana que son los chinos, escuchar acto seguido que Madrid prohíbe circular (hoy mismo) a más de setenta kilómetros por hora debido al exceso de polución en el ambiente, parece pecata minuta. Y es que, no lo duden, lo primero que se globalizará en esta carrera por la libre competencia y el EXITUS final, es el veneno. Lo único gratis de este negocio.

Si yo tuviera que explicar el capitalismo socialdemócrata y neoliberal en síntesis postmoderna para Dummies mediante un chiste sin gracia, contaría ese de la compraventa de cuotas de contaminación entre pobres y ricos, el de las cuotas de niños ahogados que se discuten sinedie en Bruselas (Juncker anuncia solución para el año 2101, porque están muy liados con sus cosas de lobbies y puertas giratorias), o ese otro de las fronteras y muros que nuestra civilización pretende levantar contra las consecuencias de sus actos desregulados, incluidos refugiados desesperados y nubes tóxicas.

Ríanse si lo han entendido.

EL NEO OCCIDENTE

Canada

I

En cuanto a Occidente, nunca ha estado claro si queda arriba o abajo, a la derecha o a la izquierda, en las costas asiáticas, o en las indias occidentales. Albert Einstein, hijo de Alemania y nieto de Israel (que huyó a tiempo del Occidente nazi), ya lo dijo: todo es relativo.

Incluso Colón, guiado por Abraham Zacut, judío salmantino y maestro de la Universidad salmanticense, que acabó su vida como exiliado español en la diáspora (como buena parte de la intelligentzia española de todos los tiempos), pensaba que había topado con Oriente cuando se dio de bruces con un Occidente perdido en medio del Océano. Por cierto, que bien se nos ha dado siempre exiliar al talento.

Muchos de los primeros exiliados de nuestro Occidente hispano acabaron en Oriente, compartiendo su sabiduría allí donde les dejaron ejercitarla, tal que los puntos cardinales de la libertad y la civilización a lo largo de la historia, no siempre han estado claros, o al menos no han estado inmóviles.

Parece pues claro que hay varias versiones de ese “Occidente” que algunos invocan como una especie de Jerusalén celestial.

El Occidente del arzobispo Cañizares, por ejemplo,  limita con las concertinas de Melilla y los godos del Norte, y sin embargo el “espíritu evangélico” que algunos invocan para definir la civilización occidental, germinó tostado por el sol y el aire seco de Qumran, a orillas del Mar muerto, entre abluciones esenias, caminatas sobre el mar, y cosechas de hortalizas frescas en la tierra reseca de Oriente.

Luego – cual caballo de Troya- dio el salto a través de los caminos y mares del mundo helenístico y romano.

Hoy, ese espíritu evangélico, andarín y exiliado, no habría superado los muros del dinero, las cuotas de Bruselas, y las vallas de los patriotas del Dios con fronteras y patrimonio temporal, o habría perecido ahogado en medio de las olas, con la fe rota.

Con mejor orientación (guiados por la geometría y la matemática), otros sitúan el verdadero Occidente en el Asia menor, donde florecieron los sabios  presocráticos que, despiertos a la razón, acabaron con demonios y fantasmas, y que hoy nos dicen mucho más sobre Occidente que los Padres de la Iglesia.

Y no falta quien sitúa, con exactitud cronométrica, el nacimiento (o renacimiento) de Occidente entre la hoguera amordazada de Giordano Bruno y la ironía deslenguada de Voltaire.

En fin, ahora se duda sí el Occidente de nuestro tiempo amanece en Singapur y se pone por Andorra, siguiendo la órbita del dinero, el único sol que ya nos ilumina.

II

Me llamó la atención como suelen llamármela aquellas noticias raras que sobre el fondo monótono y gris de los sucesos patrios (es el mismo estrés día tras día), aspiran a la categoría de “sintomáticas” y, por esta vía, a “universales”.

En estos casos acostumbro a dirigirme, con curiosidad incurable, a estas recién afloradas puntas de iceberg que rompen la tersura de la nada, con ánimo de escrutar sus superficies más profundas -caso que las hubiere- y comprobar si aquello tiene calado o algún significado que merezca el perdón del próximo deshielo.

Con el cambio de clima, todos estos sucesos capitales van mucho más rápido (y a la deriva), como todo en general en este planeta, salvo quizás su propio giro, pero todo a su tiempo.

Las noticias jurídicas, legislativas, o constitucionales de nuestro país podrían ir, sin merma apreciable de categoría, en la página de sucesos coloniales (Made in Germany), y los “cambios” políticos trascendentales para nuestra nación, podrían encajar mejor en las páginas de moda y estilo. Tanto Rajoy como Pedro Sánchez (tanto monta monta tanto) utilizan el mismo peluquero y la misma reforma laboral. Poco que rascar por ese lado. No se esperan sorpresas.

En la foto (y esta era la noticia), muy en el papel de boxeador juvenil, el novísimo primer ministro de Canadá (con el torso desnudo) separa los pectorales, el derecho hacia la derecha, el izquierdo hacia la izquierda, en un alarde de equilibrio que vaticina estabilidad política y hombría de estado, y además levanta los brazos, flexiona los antebrazos sobre los antedichos segmentos y también las muñecas -como enroscándolas-, contrae los bíceps en alarde de masa y enjundia, y apunta con unos nudillos generosos en anillos gruesos a su propio yo sonriente, como proclamándose indiscutible rey de la lona. Tiene asegurado, dicen, el voto femenino.

Sin embargo, y a pesar de este “papelón” de película cutre y bajo presupuesto, una sonrisa candorosa e inocente -casi estúpida- lo disculpa todo, como lo disculpamos todo a los niños, sobre todo si son de papá y de mamá.
La mamá es famosa por cierto lío con los Rolling Stones, y el papá fue a su vez primer ministro de Canadá muchos años, confirmando quizás -en la línea de los Kennedy- un cierto apego de Occidente a las dinastías de sangre y el papel cuché, si no es la fotogenia o incluso las feromonas adolescentes las que en nuestra civilización del reality show y tatuaje en anca, determina -una vez superado el primitivismo viejuno de las monarquías hereditarias- los méritos de ascenso y sucesión en el poder.

Opinamos que con esa media melena tan helenística (y eso que todas las anatomías me son tan respetables como la mía propia) daría el tipo de un Alejandro Magno de cartón piedra y floración precoz (es decir, sin sustrato aristotélico ni cepellón presocrático), pero muy apañado para la Nueva Era neoliberal y neo estúpida, como iniciador cosmopolita y adinerado de una nueva síntesis de civilizaciones.

Creo (lo leí hace pocos días) que los sátrapas de Arabia Saudí, que tienen amigos muy poderosos en Occidente (caso de España, especialmente la monarquía) y que al parecer no desdoran las nuevas corrientes culturales, económicas, y políticas de la globalización “Occidental” en marcha, tienen por costumbre –más allá de financiar el ISIS, según las malas lenguas- crucificar adolescentes que protesten por la falta de libertad y democracia, aunque primero los ejecutan concienzudamente (degüello a espada y en la calle) para que el “mundo libre” –tan fino y liberal- no se escandalice, ni califique el evento de cruel vulneración de los derechos humanos.

Y a otra cosa mariposa, que no es lo mismo Cuba que Arabia Saudí, geoeconómicamente hablando.

Raif Badawi, bloguero saudí y reciente premio Sájarov, tiene aún pendientes 950 latigazos de los 1000 a los que fue condenado por defender la libertad de conciencia en esa monarquía tan amiga de la nuestra y, sobre todo, de nuestro exmérito exrey (cazan juntos elefantes y palomas).

Aquí en Occidente –donde es artículo de fe que respetamos los derechos humanos- hacemos las cosas de otra manera.
Aquí los gobiernos tecnócratas, como sucursales o franquicias de los bancos alemanes -tal es el caso del gabinete Rajoy, camarero de la reina Merkel-, en vez de crucificar adolescentes, recortan enfermos y dependientes (incluidos niños y adolescentes), entrenan y exportan esclavos, y elaboran leyes de “punto final” (a lo gabinete militar y bananero) o reformas electorales al hilo evanescente de las encuestas.

O si nos da por la cosa bélica (por supuesto, siempre sin riesgo para la propia anatomía), nos vamos a Irak a hacer negocios de la mano de Bush, Blair, y Aznar -los tres jinetes del  Apocalipsis neo Occidental- que ya vendrá el Estado Islámico a rematar la tarea.

¿Qué quiero decir al fin y al cabo y como resumen de estas escuetas y escépticas reflexiones, pelín melancólicas?:
Quiero decir que resulta deprimente, por no decir sospechoso, que los verdaderos “liberales” (si es que aún existen) no protesten por la apropiación indebida, por parte de unos golfos (Púnicos incluidos), de la decimonónica tradición y honesta marca de la palabra “libertad”.

El Abate Marchena, ¡ese sí que era liberal!

Además de exiliado.

La Democracia entre dos frentes

Charlie Hebdo - Forges

“Temo que tal vez tú creas que entras en el impío terreno de la razón y pones tu pie en el sendero del pecado, cuando en realidad fue muchas veces la religión la que produjo el pecado y las acciones nefastas. Así, en Aulis, el jefe supremo de los dánaos, flor de los héroes, desfiguró impíamente con la sangre de Ifigenia el altar de la virgen Trivia… para que se concediera a la flota una partida feliz y fausta. Tan grandes son los males a que puede inducir la religión” (DE RERUM NATURA / LUCRECIO)

El espíritu que anima el texto de Lucrecio que encabeza este artículo, es un pilar fundamental de esa estructura cultural y de pensamiento que llamamos Occidente. Y representa en su sentido último una confrontación valiente contra la interpretación, abordaje e instrumentación “irracional” de la realidad. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: