Archivo del sitio

Errores teleológicos

Hay errores que parecen caer del cielo para sustentar una fe, pero no caen del cielo, sino de la cúspide del poder, que aunque se parecen no son lo mismo. De la misma forma que no es lo mismo un error que una pifia (pifiar en México significa robar).

Es decir, hay tecnocracias teológicas (o teocráticas) que se fundan sobre errores teleológicos (con intención y finalidad) de la misma forma que hay religiones “reveladas” que tienen su origen en alucinaciones, en el mejor de los casos, o en el candor de los pardillos, en el peor, porque no deja de ser sugerente que el origen del sacerdocio y otros oficios levíticos esté casi siempre ligado a las ofrendas en especie que, aunque son para Dios, se las come el sacerdote.
Lo que hoy llamaríamos “comisiones” o “mordidas”.

Unos venden a Dios, sine die, con hipoteca y derecho a desahucio, y otros venden (o saquean) el patrimonio público, privatizándolo y cobrando el diezmo correspondiente. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

RESCATANDO ESTAFADORES

trilerosCRISIS FINANCIERA/MANIFESTACION

El Estado recupera solo el 5% de los 53.553 millones en ayudas inyectadas a la banca

http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/61675-el-estado-recupera-solo-el-5-de-los-53-553-millones-en-ayudas-inyectadas-a-la-banca#

EVIDENCIAS Y CAMUFLAJE

el-roto-propaganda manipulacion_informativa1

Una de las líneas de acción por las que este gobierno pasara a la historia es por el sistemático tele lavado de cerebro. Nunca una técnica tan goebbeliana e hiperbórea había sido utilizada con tanta profusión e indiferencia, y a la vez, de manera tan rancia y torpe.
Es lo que tiene la borrachera de poder y su resaca de impunidad.

Cuando los dioses quieren castigarnos… nos envían tele predicadores y mayorías absolutas. Y si lo que quieren es perdernos definitivamente o volvernos locos, nos conceden bipartidismo y alternancia, esa corrupción y pacto bipolar que ha dejado a España hecha unos zorros para los próximos decenios de deuda impagable.

No sin razón se dijo que los extremos se tocan, de ahí que salvo en el evangelio trasmitido, las homilías y tele predicaciones de telecospedal y radio-PP, se parezcan mucho a las tele predicaciones de Chávez y Maduro. Que son (ambas y al alimón) de un “absolutismo” rayano en lo primitivo, y de un gusto hundido en lo chabacano.
Si lo pensamos bien, son extremos que no sólo se tocan sino que se necesitan. Es bueno para el “negocio”.

Una de las técnicas rituales de semejantes ceremonias de la confusión es la reiteración. Esto es casi de manual de catequesis.

De ahí que ante la indudable forma y raigambre que iba tomando el concepto “casta” en el sincero y escarmentado sentir de los españoles, se diera la consigna de desprestigiar el término, por más que la experiencia cotidiana y el chanchullo de cada día abogara por su corrección y oportunidad.

Responde esto a una tradición muy nuestra, que consiste en matar al mensajero o en negar la realidad borrándola del mapa lingüístico.
Pero como la realidad concreta y palpable no por ello deja de ser evidente hasta para los más distraídos, muchos españoles han desarrollado una extraña habilidad perceptiva, un sexto sentido, que les hace buscar precisamente las noticias que no aparecen y la información que se oculta. Porque esas son las buenas.

Algo parecido a lo que ocurría con el ÍNDICE de libros prohibidos (Index Librorum Prohibitorum) de la iglesia católica, donde muchos sabían que se recopilaba la antología de lo mejor y más interesante.

Si Voltaire hubiera querido introducir el concepto “casta española” (acepción político-financiera) en su famoso Diccionario Filosófico, no dudo que habría traído a colación, como botón de muestra, el caso Rato-Montoro, en torno a la amnistía fiscal entre amigotes y el lavado de cara de “delitos decentes”, aliñado todo ello con el silencio estruendoso de gobiernos colegas.

O si hubiera tratado de la “casta europea” en general, habría echado mano del doblete Rato-FMI, que pone la ética política europea al nivel de las letrinas.

Se comenta hoy que Rato blanqueó dinero (lo cual supone delitos) cuando presidía el FMI. Ese mismo FMI al que PP y PSOE obedecen y adoran con solicitud beatífica, como máximo exponente de la virtud cívica y ciudadana, y como sumo sacerdote de lo inefable.

Unos se camuflan en el FMI (o el FMI se camufla a través de ellos), y otros se camuflan detrás de los interventores. Sepulcros blanqueados.

Es conocido por otra parte, que cuando Goldman Sachs en Europa asesoró al gobierno conservador griego de Karamanlis sobre como falsear las cuentas (para castigo inmerecido y pena indeleble del pueblo griego llano), Draghi estaba detrás.

¿Se dan cuenta que siempre nos encontramos con los mismos personajes?

Lobbistas pluriempleados.

El mismo Draghi que ahora recomienda inyectar más austeridades en el famélico cuerpo de los vapuleados españoles de a pie, para inyectar más riqueza en los enriquecidos estafadores de siempre, fue el mismo que estafó y saqueó al pueblo griego.

Ahora bien, los culpables son los que hablan de ello: es decir, los “antisistema”.
Que son, para más información de ustedes, los que no salen en la tele-divina.

POR EL HILO SE SACA EL OVILLO

por el hilo se saca el ovillo

Las condiciones condicionadas condicionantes del presente contrato…

Groucho Marx no lo hubiera expresado mejor.

Vamos al grano para tirar del hilo, porque los que juegan a marear la perdiz y enredar la madeja, son tan reiterativos como oscuros.

¿De qué se trata? ¿Cuales son las condiciones “standards” que Europa (digámoslo así) impone a los Estados repentinamente moribundos para “rescatar” a sus bancos pillados “in flagrante delito”?

Partamos de un axioma claro y evidente: a los poderes fácticos que hoy gobiernan el mundo desde alguna órbita extraterrestre o desde algún búnker fiscal, y a Europa como parte servil de ese mismo mundo puesto de rodillas, no les gusta el Estado del bienestar, la justicia social o el humanismo solidario, y tienen mucho que perder si se exige a la economía los mismos controles que se exigen a los delincuentes o a los ciudadanos honestos.
Las reglas no son para ellos.

Prefieren la desregulación de la mafia mientras entonan odas a la libertad, y no está en su ideario que se cierren paraísos fiscales o se pongan cortapisas a su crimen organizado.

Prefiero decirlo así, en plan película de terror para no quedarme corto y que la realidad luego me supere por arriba dejándome como ingenuo o excesivamente bien pensado.
¡Esta el mundo de los poderes, incluso de la división de poderes, como para pensar bien!

Segundo axioma: hoy ya y de manera fehaciente, lo que decida el pueblo no importa ni se tiene en cuenta, si no se atiene a lo que ordenan los que mandan (que son los del búnker susodicho).
¡Esto tiene muy mala pinta!
¡Tiene un tufo neofeudal de tres pares de despotismos!

Darío el persa ha vencido al griego.

Tercera constatación: a los nuevos prestamistas no les basta con un contrato de plazos e intereses. No. Dinero ya tienen.
Lo que más les importa (y de ahí sus condiciones) es la “ideología”.
Los nuevos dueños del dinero (la mayoría domiciliados en la cueva de Ali Baba) exigen unos modos y unas formas acordes con la ideología que intentan imponer, de corte claramente radical, sátrapa y orientalizante, a la par que ultraderechista. Es decir, “antisistema”.

Y esa ideología tiene fobia a tres cosas: liberté (no lo es quien desde el principio mama la miseria que le impide desarrollar sus posibilidades), égalité, y fraternité solidaria con lo humano.
En resumen, esa ideología tiene fobia a la democracia.

Para qué usted lo entienda, es como si las condiciones de la hipoteca de su casa no fueran el dinero a pagar, a que interés y en que plazos, sino cuantas comidas al día pueden hacer sus hijos, independientemente de que alguno se pueda morir de hambre.
Las reglas son las reglas y usted tiene que firmar.

A esto Islandia dijo: “Váyanse ustedes a tomar por…”.
Y no le va mal.

Lea a Sade o a Masoch y se irá haciendo una idea del percal político-financiero que nos ha caído encima.

BOCADILLOS DE POBRE Y CAVIAR RUSO

Carpanta 2Tengo por cierto que Carpanta era experto en economía virtual y nebulosas financieras.

En su nube mental siempre había un pollo frito con alas, y sus atracones de domingo siempre flotaban por encima de sus posibilidades y de sus jugos gástricos.
A cierra distancia en la estratosfera.

Era pues un evasor nato, que se evadía así de su hambre real mediante viñetas volanderas y longanizas metafísicas. Al menos tenía servilleta, aunque prestada. Lee el resto de esta entrada

ANTÍGONA REDIVIVA

Antígona Antígona y la conciencia

Hoy Grecia es escenario de un drama que no tiene nada que envidiar al de los tiempos heroicos, al de los tiempos míticos.

La LEY con mayúsculas (la de los jefes), no la democrática, impide enterrar a sus muertos, olvidar a sus golfos (bien olvidado está el PASOK), y recuperar a los heridos que aún están vivos.

La LEY con mayúsculas, ordena que sus cadáveres se pudran al sol para ejemplo y escarmiento de todos los rebeldes, de todos los que tengan aún la tentación de escuchar la voz de sus conciencias.

En las gradas duras y trágicas de su anfiteatro, hoy todos los ciudadanos occidentales somos espectadores ensimismados de su escena, pendientes de una suerte de catarsis que dilucide el dilema democrático y alivie la tensión entre mentira y verdad, entre poder del dinero y humanismo.

Hay “leyes”, hay “deudas”, que además de inhumanas y fraudulentas constituyen un insulto a la conciencia humana y una condena a ser sepultados en vida. Como la que mereció el gesto heroico de Antígona.

Hoy, el mayor síntoma de la insensatez que preside los centros de decisión europeos (es decir, alemanes), demostrativo de la profunda psicopatía que alberga el catecismo neoliberal y desregulador (muy próximo a las fantasías sado-masoquistas), es el empecinamiento en que los griegos, con una pierna quebrada y la otra amputada, le ganen la carrera de los cien metros al Carl Lewis de sus tiempos mozos.

Hasta Erasmo habría hecho con gusto y sumo placer el elogio de esta locura.

LA TROIKA Y EL TRÍPODE DE DELFOS

Saludo Troika

Estaba yo intentando acordarme de las elecciones en que habíamos elegido a la Troika, o rememorar las tres caras de ese oráculo ejecutor de derechos universales, cuando este señor me puso de mal humor.

Creo que se llama Dijsselbloem este señor tan estirado (Presidente del Eurogrupo y monaguillo de Doña Merkel), que estrecha la mano de los griegos de manera estreñida y por la espalda, como si temiera mancharse o como quien arroja unos céntimos a un pobre en el suelo para mantener las distancias. De arriba a bajo. Justo en el sentido contrario a la democracia. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: