Archivo del sitio

Academias del decoro

Academia

Uno de los mayores logros intelectuales de nuestro tiempo, sin contar con el hallazgo del bosón de Higgs, es la recuperación del término “populismo”. Ha tenido tanto éxito que aparece hasta en la sopa de letras. Recuperación muy oportuna porque el término “rojos” había caído en desuso por falta de credibilidad y sustancia.
Y es que hasta los bosones de Higgs (una especie de olas en el campo invisible del mismo nombre) tienen más realidad que algunos fantasmas aparentemente sólidos.

Desde aquello de “Un fantasma recorre Europa”, la Europa decorosa y bien pensante siempre se ha considerado asediada.

Al caer el muro de Berlín por implosión espontánea de aquel otro mundo, descubrimos de forma no menos explosiva lo que había en este.
Para atemperar este hallazgo, que devino bastante traumático y remató en crisis supina, aún no resuelta, hubo que inventar nuevos enemigos, a poder ser malísimos. De ahí el resurgir de la nueva etiqueta universal, “populista”, que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

El término “populismo” no cabe confundirlo con el término “popular”, que si utilizáremos sin reparos y como adorno imprescindible asociado a distintos conceptos poco recomendables o nada creíbles como “monarquía popular” o “partido popular”, y no nos estamos refiriendo al partido popular (PP) de España, al que encajaría mejor que “popular” el calificativo de filo-soviético, dado que según ha constatado una reciente comisión parlamentaria, ha utilizado durante estos últimos y larguísimos años a la policía de todos contra sus adversarios políticos. Es decir, lo mismísimo que la GESTAPO o la KGB, y como si tal cosa. No por ello nos han echado de Europa.

Y eso nos enseña que hay que quitar hierro a ciertos asuntos y meterles caña.

Queda claro que al ex ministro Jorge Fernández Díaz, que con tanta soltura se movía en las cloacas del Estado, nunca se le podrá tildar de “populista”, concepto vaporoso, sino en todo caso de algo mucho más real y concreto, aunque sea envuelto en el vapor mefítico de los pantanos.
Es tal la seriedad y el decoro de algunos engranajes de nuestro Estado democrático que se inventaron el informe PISA (Pablo Iglesias sociedad anónima). Lástima que no se sacaran también de la manga el informe RISA (Robos Integrales sociedad anónima, pero suficientemente conocida).
Como vemos, nuestra estabilidad institucional no se tambalea sino que se afianza sólidamente echando raíces profundas en los estratos más bajos y oscuros.

Y es que el mundo de las etiquetas es francamente imaginativo, y a todas luces más elástico que un chicle. Y es aquí precisamente donde juegan su papel las Academias del decoro.

No quiero entrar en el análisis de las variantes semánticas con que los académicos del decoro intentan atrapar ese ente ambiguo y de contornos borrosos, al que han dado en llamar de forma amplia y para ahorrar energías “populismo”. Me perdería en ese bosque.

En el fondo, todo se reduce a construir una jaula con conceptos vacíos (flatus vocis) para intentar meter en ella, aunque sea a empujones, a todo aquel que nos disgusta porque es distinto, no nos obedece como dicta la tradición, o no le baila el agua a la corrupción y el poder (que en nuestro país es casi la misma cosa). O simplemente porque tiene su manera propia, libre, y personal de ver las cosas.
Y esta práctica es tan vieja como el senador McCarthy y su paranoia brujeril. El truco está en no hacer distingos y meter todo en un mismo saco. “Rojos” eran todos los que no le gustaban al infame senador, y “Populistas” son todos los que no piensan como el poder ordena y manda.

Tiene algo de medieval y escolástico este intento de construir cárceles de palabras que se sueltan con la misma ligereza con que vuelan los arcángeles y los tronos. En realidad se trata de grilletes y mazmorras, y los celebrados maestros que las diseñan, no pasan de esbirros chusqueros del señor del castillo.

Fuere por lo que fuere, uno se imagina (probablemente sin ninguna razón sólida) la Edad Media en blanco y negro y en un eterno e inacabable invierno. Aunque parece demostrado -y no sería entonces una fantasía- que en ese periodo gris y mortecino hubo un cambio climático y una pequeña edad del hielo.
Lo que no cabe la menor duda es que el mundo era entonces menos complejo: había cielo e infierno, buenos y malos, creyentes y paganos, santos virtuosos y horrendos pecadores.
Todo era más fácil y venía rodado. Y de este modo, si de una anciana mujer se decía que recogía hierbas y otros engendros del bosque para preparar filtros y bebedizos que ella pudiera considerar -por puro empirismo- medicinales (una de estas ancianas ilustró a William Withering sobre el eficaz uso de la droga digital), estaba claro que era bruja, y entonces lógicamente se la quemaba. A ella y a su extraviada ciencia.

Si estudiamos la casuística de algunos tratados antiguos sobre este asunto de los heterodoxos (no hay nada como leer a Menéndez Pelayo para sentir preferencia por los herejes), tendremos la impresión de estar ante un bosque de conceptos tan tupido y denso como el bosque de los males imaginados.
Aunque el campo académico donde encontraremos una imaginación más exultante y florida, es en el ramo de los instrumentos de tortura. Una auténtica tecnocracia con toda la tecnología del mundo puesta al servicio del dolor y del terror.

Yo, como mi gramática no pasa de parda, y casi no llego ni a bachiller (aunque del Fray Luis de León), tengo buen ojo para los académicos del decoro que ven un populista en cada bruja que vuela fuera del redil y un portento macroeconómico en cada instrumento de tortura.

Y es que hoy, la santa madre iglesia se llama globalización del modelo único y del pensamiento abstracto, si no ¿cómo se entiende que los “futuros” intangibles coticen en bolsa y los “presentes” de carne y hueso miserable no?
Y de la misma manera que entonces se precisaba de una academia daltónica de corifeos que describieran con pelos y señales a los arcángeles y su sexo, hoy se necesita una corporación equivalente que describa el séptimo cielo macroeconómico y sus enemigos naturales: los populistas.

Porque hay que decir que en este modo daltónico y gris de ver el mundo no hemos avanzado mucho. Es más, son los sofisticados inventores de palabras nuevas que no dicen mucho sino lo mismo que otras más viejas y usadas, los que achacan simplicidad de conceptos a los rebeldes. Como si sacarse de la chistera palabras novedosas para disfrazar viejos conceptos y acostumbradas mafias, fuera toda una revolución lingüística o incluso espiritual.

Estoy seguro de que el cardenal Bertone, secretario de estado con Benedicto XVI, cuyo ático de lujo (mármoles, maderas nobles, detalles exquisitos…) fue sufragado con fondos del Hospital infantil del Bambino Gesú, reza cada noche a un confuso y oportuno Maynard Smith, y ve un “populista” rabioso en su actual jefe, al que este tipo de cosas parece ser que disgustan.
Y “populistas” serían entonces cada uno de los atolondrados rebeldes que claman -incluso al cielo- por la poca vergüenza de tan estilizado cardenal.

En resumen: señores académicos apóstoles de la servidumbre voluntaria, hay muchos, cada vez más, que no se presentan voluntarios a ese mundo feliz de la servidumbre borreguil.
Y que ustedes, para variar, los llamen “populistas” no cambia mucho el asunto.

Anuncios

Alaridos y omertá

Évole y Villarejo

 

Yo estoy seguro, en la medida de mis dudas, de que la ruina final de nuestra democracia acontecerá oscurecida entre alaridos de triunfo deportivo y grandes cifras macroeconómicas. El tamaño y el ruido impresionan mucho.

El ruido de cascotes y taladradoras que minan esos cimientos civiles cada día, son apenas un murmullo amortiguado por los grandes espectáculos de masas.

Nuestra normalidad es tan ruidosa que nuestra anormalidad medra y se hace fuerte entre algodones.

No es sin una razón sólida que el fraude millonario de los futbolistas galácticos a nuestra Hacienda nos importe un pito (al mismo tiempo que se agostan nuestras pensiones y encogen nuestros derechos sociales), o que nuestro modelo vital sea tan pueril como las cabriolas que Cristiano Ronaldo se marca junto al palo del córner.

A la hora de afrontar la vida civil y política como circo, este es un buen entrenamiento que además requiere muy poco esfuerzo.

Es coherente con este escenario que algunos gobernantes -a los que incluso votamos- excusen y justifiquen esas faltas fiscales como un culto a los héroes, necesario en toda sociedad primitiva, y que los hilos, las ondas, y las cámaras de los medios de masas, oficien ese culto amplificándolo desde sus tóxicos minaretes, en una llamada a la oración colectiva.
Fe y propaganda son como las dos caras de una misma y falsa moneda.

Entre futbolistas galácticos y políticos extraterrestres no puede haber sino buen rollo. Que compartan paraísos se considera de buen tono y signo de modernidad.

Esa es la atmósfera que lo inunda todo, y la deslumbrante y mefítica luz que irradia hace que no veamos más allá de nuestras narices. Vivimos en un flash. Intoxicándonos.

Eucaristía mediática y profana que Platón –el áureo- habría proclamado como idea suya y Goebbels –el nazi- suscrito en el papel de discípulo aventajado.

No será sin consecuencias palpables y duraderas que el cine hollywoodiense más patético y hortera triunfe por doquier, y que entre zombis pegajosos y superhéroes hormonados, se consuman tres cuartas partes de nuestro olimpo mitológico. El resto lo consumen duelos y quebrantos.

La única duda geoestratégica que me intriga y aún no he resuelto, es si en este carrusel de despropósitos que la posmodernidad ha acelerado como un tiovivo, estamos solos -tan diferentes como siempre- o navegamos ahora ya todos juntos e iguales en la misma nave de los locos.

Posmodernidad y corrupción como fórmula globalizada.

Ni se me ocurre preguntar:
¿Tendrá alguna vez, en un futuro inmediato (más tiempo no hay), la ecología tanto interés y eco como las cabriolas de Cristiano Ronaldo?

Y no lo pregunto porque dada la diligencia que ponemos en este tema, la respuesta “empírica” me puede llegar allá por los últimos coletazos de la sexta extinción.

Que dicen que será antropogénica o antropocénica.

Del discurso del Rey -aprovechando que hablamos de extinciones y simios poderosos- con ocasión del cuarenta aniversario de nuestra transición suspensa en el tiempo, como el Espíritu Santo lo está en el espacio, se destacan dos hechos: que la corona calificara por primera vez de “dictadura” al régimen de Franco, y que dijera que “fuera de la ley todo es arbitrariedad”.

En cuanto a lo primero es un gran avance cuarenta años después, tan sorprendente en su retraso como si ayer mismo Merkel hubiera revelado a los alemanes que el régimen de Hitler era poco liberal.

En cuanto a lo segundo todos le dan  la interpretación obligada por el momento y la razón de Estado, y así coinciden que es una “indirecta” muy directa del monarca al independentismo catalán.

Sin tantas anteojeras institucionales como nos obcecan y ciegan podría pensarse que es un ejercicio arriesgado este de mencionar la soga en casa del ahorcado (se echó en falta al rey emérito), ya que la propia casa real tiene experiencia dilatada en este tipo extravíos que conducen al terreno de la arbitrariedad.

No digamos el partido del gobierno en lo que se refiere a colocarse fuera de la legalidad vigente o al despliegue libérrimo de toda suerte de arbitrariedades (pongamos la amnistía fiscal como ejemplo sintético).
Arbitrariedades que en su punto más álgido y desatado han llegado a atascar las cloacas del Estado.

Al menos Jordi Évole, aprovechando que esas cloacas atestadas regurgitan, sigue apuntándose hitos periodísticos importantes a la vez que saludables -véase su entrevista al comisario Villarejo– en beneficio de nuestra edad adulta y de nuestra vapuleada democracia.

Para mí que seguimos muy lejos de la normalidad.

Ahora bien, no me cabe la menor duda tampoco de que no hay más salida a esta situación tan extraña que la que nos lleve hacia esa normalidad de una vez por todas, porque ya es raro que cuarenta años después parezca aún inalcanzable.

Y en eso estamos según la versión más optimista.

 

POSDATA:

Comparecencia íntegra de la periodista de ‘Público’ Patricia López en la Comisión de Investigación sobre la Operación Catalunya

http://www.publico.es/politica/comparecencia-integra-periodista-publico-patricia.html

Salvados / La versión de Villarejo

http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-12/capitulo-21-versin-villarejo_2017062401332.html

A %d blogueros les gusta esto: