Archivo del sitio

ÉPICA, ASCÉTICA, Y LÍRICA

Jakob-von-Wyl.-Pasaje-de-La-danza-macabra-de-Lucerna.

Danza macabra

Ya se que ni las altas finanzas ni los “hombres de Estado” creen en la lírica. Ni siquiera en la épica. Sólo creen en la aritmética del poder, cuadrada mal que le pese al prójimo con la ascética ajena. Para eso son “el poder” y han estudiado en la escuela de Chicago, donde no se enseñan versos sino técnicas de tortura. Aunque lo llamen productividad.

A veces se ponen tiernos y melifluos con eso de la libertad, pero es para despistar. No se lo crean.

Es puro “postureo”, que se dice ahora.

Así que cuando entonan epinicios a la libertad sin despeinarse (con sus permanentes a la laca o sus mitras apostólicas), su pelo se estremece tan poco como sus almas, y en lo recóndito de sus cálculos solo piensan en “desregulación” (falta de reglas, manos libres).

Que es lo mismo que reclama la camorra napolitana.

Además de fiel amiga de su amigo Pinochet, la Dama de Hierro (por otro nombre “la roba leches” / ¡Mrs. Thatcher, milk snatcher!, cantaban los críos ingleses) no solo era partidaria de la abolición de las reglas en un escenario de robo a mano desregulada, sino también del “birching” (zurriagazos con vara de abedul sobre nalgas desnudas) en las escuelas.

La Dama en cuestión, amiga de sus amigos, presionó hasta cuatro veces para que se concediera un titulo nobiliario (concretamente Caballero) a su amigo Jimmy Savile, considerado por Scotland Yard como “el mayor depredador sexual de la reciente historia de Gran Bretaña”, con al menos 450 casos de abusos a menores a sus espaldas. Al final, tanto va el cántaro a la fuente que fue nombrado “Sir” (recuerden que las reglas no son para los de arriba sino para los de abajo). Doña Margaret tenía mucha mano y era cabezona.

No queriendo quedarse atrás, Juan Pablo II (muy amigo de la dama “roba leches”) nombró al mismo Sir (Savile), Caballero Comandante de la Pontificia Orden Ecuestre de San Gregorio Magno, el más alto honor de la Iglesia Católica Romana. No sabemos si tan largo título de Honor (11 palabras) corresponde a tan largos méritos (450 según Scotland Yard).

Ya es preocupante que este mismo Papa “infalible” protegiera y premiara a otro pedófilo emérito: Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, depredador de novicios, morfinómano, y campeón de la yihad antimarxista.

¡Un poco mas y el infalible acierta!

Coincide que ambos, Savile y Maciel, nadaban en dólares (Sir Jimmy está enterrado en un ataúd de oro, por eso de la ascética cristiana de los Caballeros de San Gregorio).

Para mí que entre tanto Legionario y tanto Caballero hay muy poco sitio en el cielo para la clase media. Los currantes y sindicalistas van directamente al purgatorio, hasta que asuman los principios de Milton Friedman (que es el nuevo Mesías de los ricos).

Hoy, la Cruzada Occidental (golfo-financiera) y la Yihad (islamista) coinciden en apodar a sus enemigos, por simplificar los matices, como “comunistas”. Y estamos en pleno siglo XXI. ¡Ya ha llovido desde el senador McCarthy!

Se nos dijo: “la Historia se ha acabado”. Lo que no se nos dijo es que volvía a empezar desde la Edad Media.

Con Cruzada y Yihad, feudalismo y califato, Sires pedófilos y baronesas de hierro, ataúdes de oro, mujahidines y Caballeros de San Gregorio… derecho de pernada, saqueos y degüellos.
¿Los próximos capítulos serán danza macabra, órdenes mendicantes, Voltaire y guillotinas?

No obstante lo cual los “hombres de Estado” y los “guardianes de la Estabilidad y la Virtud” (“estabilidad” de la falta de reglas, si puede decirse así) tuvieron un arranque lírico y novedoso cuando denominaron “perroflautas” (no les dieron otro título nobiliario) a una serie de ciudadanos, independientemente del corte de pelo o la edad, que hartos de que les tomaran el susodicho, se acamparon en el ágora de la pólis tal que una tribu de griegos post-socráticos, un 15M, con intención de pasar la noche y ver amanecer el día, deshilvanando la trampa y desactivando la cicuta.

¿Para qué tanta molestia?

Pues para eso, para pensar hablando. Para preguntarse de una vez por todas ¿que pasa aquí de un tiempo a esta parte? Para cerrar las tragaderas dóciles y boquiabiertas, llenándolas de ideas y planes de presente-futuro que a algunos (los de la estabilidad) les pueden parecer sueños o ideales peligrosos, pero que no son otra cosa que el estado germinal de las grandes ideas y coherentes acciones, de la misma manera que el verso precede a la prosa y la lírica a la épica. Es una cuestión de supervivencia.

Evidentemente, aquello de “perroflautas” no iba dirigido con buenas intenciones y ánimo poético, sino con manifiesto ánimo de ofender (“Ladran, luego cabalgamos” decía Goethe, que no Cervantes).

Pero entonces los abuelos de aquella acampada socrática (que no eran pocos) entraron en la trifulca como suelen hacerlo, es decir, con la dosis exacta de ironía y paciencia que da la experiencia, y se autodenominaron los “Yayo flauta”, un comando especial.
Entonces si que empezó la lírica balasera.

Porque aquellos héroes abuelos (Sampedro, Hessel…), trabajados por la experiencia y los duros golpes de la “realpolitik”, sedimentado su humanismo radical contra viento y marea (de entrada si y de salida también), con el último aliento de su vida colgándoles de la mano generosa, levantaron y auparon a la gente más joven, y enseñaron que de aquel desastre sólo se salía con ideas e ideales, con lucha y valor, con fe en la democracia y con esperanza en el futuro.

“Suerte… suerte… Y al toro”, gritaba ilusionado un Sampedro rejuvenecido por esa última batalla por la dignidad humana.
“Me habéis alegrado los últimos días de mi vida”, dijo también.

Con rocín flaco y galgo corredor, la épica del 15M se puso en marcha, y los gigantes se mostraron como lo que son: simples molinos de viento.

Tanta era su mentira. Tanta su corrupción.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: