CARTA ABIERTA A LA DIRECTORA GERENTE DEL SESCAM: MODELOS

 

“Cuando el río suena agua lleva” dice el refrán, y cuando tantas voces hablan del malestar en la atención primaria del SESCAM, es que algo pasa, y lo que pasa no pasa desapercibido.

Se habla de deterioro, de desastre, de mala organización, de irregularidades, de abandono de objetivos, en lo que es la base de todo sistema sanitario: la atención primaria.

El personal PEAC del SESCAM (por mejor nombre: personal estatutario de atención continuada), que acoge en su seno a medic@s y enfermer@s de atención primaria en el ámbito de Castilla-La Mancha, está movilizado por cuestiones laborales y organizativas desde hace tres meses, y casi en pie de guerra –todavía no- desde hace uno. Tiene por bandera la defensa de la sanidad pública y la búsqueda de un modelo nuevo en el que la coordinación de las dos funciones propias de la atención primaria: consulta y atención continuada, favorezca la presencia del médico de cabecera en su consulta, evite las listas de espera, y recomponga un engranaje roto.

Dirán ustedes que les importa poco o nada (tampoco a los sindicatos) las vicisitudes laborales de un colectivo profesional (800 en Castilla-La Mancha) de nombre extraño, y que lo primero que habría que aclarar para ver si el tema merece la pena es que es eso de la “atención continuada”.

Pues ya que lo preguntan les diré que la atención continuada es la atención sanitaria que se les presta a ustedes, como usuarios, en los servicios de urgencias de los centros de salud coincidiendo con el cierre de las consultas, por parte de medic@s y enfermer@s de atención primaria (medic@s de familia y enfermer@s), y por tanto hablamos de una asistencia prestada en un horario bastante más prolongado que el propio de las consultas: 17 y 24 horas de cada día laborable y festivo, respectivamente, frente a las 7 horas de la jornada ordinaria que dura la consulta. Mientras estas están abiertas, sus titulares son los responsables de toda asistencia que demande su cupo de pacientes. Cuando estas se cierran, el PAC (servicio de urgencias) entra en funcionamiento con una responsabilidad igual pero hacia todos los cupos de pacientes de la Zona.

Si de cada día laborable en la atención primaria 7 horas son de consulta y 17 horas de atención continuada, y si en cada festivo o fin de semana las 24 horas de asistencia corresponden a atención continuada ¿importa la atención continuada?

Así visto y mientras la asistencia sanitaria nos importe, parece que la “atención continuada” soporta gran parte del peso de la atención primaria, nos toca de lleno y durante bastantes horas de cada día, y no es tema baladí. De hecho la manera en que se gestione y organice nos va a afectar directamente a todos, incluidos los sanitarios, que también somos usuarios y pacientes. Por otra parte, puede hablarse con toda propiedad de “atención continuada” porque lo que antes eran “guardias” hoy son consultas a destajo que en los malos modelos duran 17 y 24 horas seguidas (o 65 horas) a cargo de un mismo profesional.

Pues bien, resulta que más allá de un arco de matices menores que no vienen al caso, existen básicamente dos modelos para organizar la atención continuada en los servicios de urgencias (PAC) de los centros de salud: el modelo que nuestro colectivo llama modelo bueno o tipo 1, en el que los turnos de guardia son más cortos y por tanto saludables (el agotamiento de los sanitarios no es aconsejable), con una repartición de funciones o de turnos claramente definida entre el personal de consulta (EAP) y el personal de atención continuada (PEAC), de tal manera que no se generan esas falsas libranzas (en puridad legal son descansos no libranzas) del día siguiente a una guardia, cuestión esta clave pues es la que determina esas listas de espera para obtener cita en consulta que ustedes padecen, y que no son de recibo ni se corresponden con la propaganda oficial (casi euforia) del gobierno de marras.

Quieren ustedes que les vea su médico de cabecera porque tienen fiebre y se sienten mal y les responden que les dan cita para dentro de 7 días (¿dónde estará la fiebre o el enfermo que la padece para entonces?). O acuden a su consulta a las 11:00 a.m., sin cita porque es difícil obtenerla, y porque se han levantado -sin proponérselo- con un mareo extraño y cortejo vegetativo, quizás un vértigo, quizás otra cosa más grave, vete tu a saber, y allí mismo en el filtro administrativo del mostrador, donde se cría un ojo clínico que para si quisieran los facultativos más avezados, les dicen sin dudar que se esperen a que abran las “urgencias” a las 15:00 horas, tiempo suficiente para confirmarse de manera empírica y definitiva si el mareo es leve o letal.

Lo cual quizás tiene relación con el hecho de que cuando abren las “urgencias” del PAC hay cola de pacientes y es como si se abrieran las compuertas de una presa a reventar, ya que de repente y con puntualidad británica los teléfonos de urgencia empiezan a sonar informando de casos “graves” que una o dos horas antes eran casos “leves” que podían esperar. Un auténtico desbarajuste y un auténtico riesgo para ese filtro administrativo que diagnostica con tanta alegría sin contar con el auténtico responsable, el médico.

Consecuencias todas ellas de un mal modelo organizativo (por eso lo llamamos modelo malo o tipo 2) que genera “libranzas” que en realidad no lo son, pues se trata de “descansos”, que sin embargo se computan y abonan –presuntamente- como trabajo realizado (no pregunten por qué, pero ya les digo que es práctica que como poco parece irregular), libranzas que se traducen en consultas cerradas y listas de espera. En resumen, deterioro de la atención primaria y distorsión, casi burla, de la función natural y objetivos de la medicina de familia.

¿Hay alguna manera de evitarlo?

Pues hay varias mientras no sean parches, y tan sencillo como querer, pero no se quiere. Al menos en nuestra comunidad de Castilla-La Mancha se prefiere el modelo malo, y sin embargo no encontrarán quien lo argumente con alguna lógica asistencial o económica. Detrás de esta sinrazón solo encontrarán intereses que no tienen nada que ver con el interés general, y una Administración y unos sindicatos que no hacen nada por evitarlo. Es triste decirlo.

Recientemente un profesional de atención primaria manifestaba su queja en un artículo que suscribo en parte pero no en su totalidad, y proponía como solución uno de esos parches imposibles para un problema mal planteado. Venía a proponer la reintroducción del “correturnos”, figura de dudosa legalidad y económicamente ruinosa (ya conocimos y padecimos esa ruina), pues ha de pagársele al correturnos (en el caso de las libranzas posguardia) la jornada ya abonada al titular (aunque no la trabaje), lo cual constituye un pago doble que maquilla una jornada incumplida.

Además, desde el punto de vista laboral esta especie de “sustituto de cabecera”, correturnos, o chico para todo, siempre disponible, es esencialmente cutre.

Otras comunidades autónomas (Madrid, Navarra…) han optado por el modelo que con optimismo de futuro llamamos bueno, entre otras cosas porque es muy difícil ocultar durante mucho tiempo la evidencia, que no es otra que la obviedad de que no se puede mantener con dinero público un modelo que pone los intereses particulares por encima del interés general, que paga un trabajo que –presuntamente- no se realiza o lo paga dos veces a través de una falsa sustitución, que incrementa las listas de espera con cierre de consultas (en mi centro se cierran 180 consultas médicas al año, que están presupuestadas para estar abiertas; 65.000 horas de trabajo no trabajadas en el primer semestre en Guadalajara), y que en resumen es todo el un disparate de gestión y despilfarro.

El modelo bueno o tipo 1, que evita todos estos males o los reduce en la proporción correspondiente, no tiene más secreto que el establecer funciones y personal diferenciado, a cargo de la consulta unos (que la abrirán todos los días laborables del año), y a cargo de la atención continuada/urgencias otros, modelo que ajustándose a la legalidad de las jornadas y los descansos no implica cierre de consultas, ni deterioro de la asistencia, ni manejo dudoso del dinero público.

Dentro de este modelo bueno está también la posibilidad de que el personal de consulta (EAP) haga guardias pero en turnos cortos (hay quien las llama microguardias), tras el cierre de las consultas, hasta las 20:00, de manera que respetando el descanso de 12 horas entre jornada y jornada, al día siguiente abrirá su consulta a las 8:00, cumplirá su jornada ordinaria de verdad, y de 180 consultas cerradas por este motivo en un año pasaremos a ninguna. Esta diferencia entre 180 consultas cerradas de medicina (habría que sumarle las propias de enfermería) a ninguna, es lo que determina que el modelo que propone nuestra Asociación profesional, PEAC de Castilla-La Mancha, sea el bueno.

En estos pocos meses nuestra Asociación ha visto como más de 300 profesionales de toda Castilla-La Mancha se inscribían en ella, prueba de que hay problemas sin resolver y tarea por delante. Lo que pasa es que enfrente tenemos un búnker de esos que recuerdan otros tiempos.

Dado que el problema que ponemos sobre la mesa es un problema a nivel nacional, donde otros profesionales homólogos de atención continuada están haciendo la misma denuncia, hemos elaborado un mapa de distribución según comunidades autónomas de los dos modelos, el bueno y el malo. Ese gráfico de modelos va en el enlace que pongo al final. Adjunto también un estudio de costes y eficiencia de la atención continuada en la atención primaria, que tiene que ver con este debate de modelos.

Llama la atención que varias de las Comunidades autónomas que han optado por el modelo malo, cuya principal característica es que pone determinados intereses particulares y estrechos por encima del interés general de la población, sin duda más importante, están gobernadas por el PSOE, de cuyo ideario teórico cabría esperar justo lo contrario.

En este tema, los nuevos partícipes en el gobierno de CLM (los representantes de Podemos) tienen la oportunidad de intervenir como factor corrector, o como simples palmeros. Por eso desde aquí les convocamos (al igual que a los demás partidos políticos) a que sea en beneficio del interés general y marquen la diferencia.

¿Y los sindicatos que dicen? Pues es que los sindicatos mucho me temo que son parte y juez.

Dicen, eso si, que no nos falta razón, pero que es un tema complejo que va en contra de determinados hábitos y costumbres, inercias que impone la tradición, y que quizá a medio o largo plazo pueda resolverse y derive hacia el modelo bueno…. Quien sabe.

¿Paciencia?

¡Claro! ¡Paciencia y listas de espera!

Posdata:

Modelos de atención continuada a nivel nacional

https://drive.google.com/open?id=0Bzd2yHnEcZOtYjhYRGhDRk1JdkE

Gestores avispados defienden el modelo bueno (tipo 1)

http://www.smnavarra.org/wp-content/uploads/2014/03/Diario-de-Noticias-26-de-febrero-de-2014.-carta-Yurss.pdf

Costes y eficiencia de la atención continuada en la atención primaria

https://drive.google.com/open?id=0Bzd2yHnEcZOtcHNEMjBKVHdua0E

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: