Archivos Mensuales: marzo 2019

DETERIORO DE LA ATENCIÓN PRIMARIA: “Descanso” posguardia SI, “Libranza” posguardia NO.

centro de salud SESCAM

 

En el año 2008 los servicios de salud (incluido SESCAM) tuvieron que encajar en su Atención primaria las sentencias que impedían trabajar más de 24 horas seguidas.

Realizar una consulta (jornada ordinaria) de 7 horas y realizar a continuación una guardia (jornada complementaria de 17 horas) ya suman 24 horas seguidas de trabajo, y por tanto ese profesional (de consulta) no podía abrir su consulta al día siguiente a las 8:00 horas, es decir, tenía que hacer un “descanso” entre jornadas llamado “descanso” posguardia.

Interesadamente en algunos servicios empezó a cambiarse el nombre y la interpretación o gestión de este hecho, y en vez de “descanso” empezó a llamarse y a gestionarse como “libranza”, lo cual es una irregularidad grave pues conlleva el incumplimiento de la jornada legal (de consulta) que se retribuye, el incumplimiento de las instrucciones o decretos de jornada, y el incumplimiento de la jurisprudencia firme del Tribunal Supremo (recurso 4848/2000) sobre el descanso posguardia, jurisprudencia que dejó claro que el descanso posguardia es un DESCANSO, y no exime de cumplir y completar la jornada legal (ordinaria de consulta). Es decir, no es una LIBRANZA, es un descanso.

El SESCAM afrontó este problema (el del descanso posguardia en atención primaria) en una normativa de 2008 sobre DESCANSOS EN ATENCIÓN PRIMARIA (resolución de 28-02-2008 / D.O.C.M número 55 de 13 de marzo de 2008).

Sobre la letra de esa norma siempre se ajusta a la legalidad de las jornadas y a la jurisprudencia, y por ello siempre utiliza el término DESCANSO y nunca el de LIBRANZA. Deja claro en su redacción que aún respetando el “descanso” posguardia, la jornada ordinaria de consulta tiene que completarse, porque además de que es obligatorio y preceptivo, se retribuye.

Como los modos y mecanismos para respetar todo esto quedan (deliberadamente) en esa norma en un plano de ambigüedad, luego en la práctica y desde el mismo año 2008, el incumplimiento de la jornada legal de consulta por sus titulares, y la gestión del DESCANSO posguardia como LIBRANZA posguardia, fue la regla. La legalidad de las jornadas y la jurisprudencia firme del TS, no se tuvieron en cuenta y ambas se incumplieron o aún se incumplen.

El deterioro de la atención primaria, la desnaturalización de la medicina de familia y sus objetivos (continuidad, prevención, seguimiento, educación sanitaria…) ya comenzaron a sentirse en ese momento con base en esa irregularidad. Comienzan a cerrarse consultas, a incumplirse la jornada legal ordinaria, a dispararse las listas de espera para el médico de cabecera, que actualmente pueden llegar a ser incluso de 10 días o 2 semanas.

Ante este fracaso fruto de aquella irregularidad, comienzan a saturarse (y por tanto a desnaturalizarse también) los servicios de urgencias, tanto los de Atención primaria en los PAC de los centros de salud (a veces hay colas de pacientes esperando a que se abra el PAC a las 15:00 horas) como los de los Hospitales.

Al mismo tiempo y en base a esa falsa “libranza” posguardia, el personal de consulta de Atención primaria puede llegar a sumar a su mes reglamentario de vacaciones, otro mes (en cómputo anual) de “libranzas”. El “descanso” posguardia se computa como tiempo de trabajo y se retribuye (falsamente) como trabajado.

Animados por este mecanismo-chollo, algunos responsables-irresponsables de nuestra Atención primaria dieron todo tipo de facilidades para que ese personal de consulta que hacía guardias y “libraba”, explotaran el procedimiento: acúmulo de guardias a tutiplén (en la misma medida incumplen su jornada legal de consulta) seleccionándolas, por ejemplo, de lunes a jueves para maximizar el número de libranzas.

Mientras el aporte de recursos económicos fue generoso, todo este cúmulo de irregularidades y agujeros quedó oculto y tapado. Al sobrevenir una mayor escasez de recursos con la crisis, todo quedó al descubierto.

¿Ha cambiado de “chip” la atención primaria de nuestros servicios de salud ante la vista de su deterioro rampante?

Pues algunos servicios de salud han reconocido esas irregularidades, han comprendido y experimentado sus consecuencias, en forma de listas de espera y deterioro, y han introducido correcciones: la legalidad de las jornadas y la jurisprudencia del TS son de obligado cumplimiento.

La Atención primaria del SESCAM sigue mirando para otro lado, como si nada hubiera ocurrido. No ha importado tampoco que merced a este cúmulo de irregularidades, algunos profesionales (PEAC) se vean obligados a realizar 65 horas seguidas de trabajo en los PAC de nuestros centros de salud.

Leamos el pequeño artículo de Yurss Arruga (más abajo) para comprobar que el respeto de las jornadas de trabajo y de la jurisprudencia del TS es compatible con el respeto de los “descansos” (que no libranzas) pertinentes.

Posdata:

  1. Alternativas a la falsa “libranza” posguardia (artículo de Yurss Arruga): https://www.calameo.com/read/005719043258c9effb56b
  2. Sentencia del Tribunal Supremo sobre el “descanso” posguardia: https://www.calameo.com/read/005719043bada47965fe8

 

 

A %d blogueros les gusta esto: