Una Europa que se sale

claúsulas suelo

“Más Europa”. De esa Europa “macro”. De esa Europa que se sale, y de la que algunos se salen echando leches.

Recibo la noticia con estupor, aunque sin sorpresa: el abogado general del Tribunal de la Unión Europea, Paolo Mengozzi, avala la “limitación en el tiempo” de la retroactividad de las cláusulas suelo. Es decir, que los bancos no tengan que devolver todo el dinero estafado a más de dos millones de afectados por las cláusulas abusivas.

Tras la propuesta y conclusiones de Mengozzi, ahora se queda a la espera de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo, en otoño, y los bancos estafadores confían (ya que el Tribunal suele seguir el consejo del  abogado general) en una sentencia “política” que “refuerce la cohesión europea”, en lugar de amonestar y castigar a los bancos por este tipo de estafas y comportamientos mafiosos, tan habituales en su trabajo ordinario.

Ese castigo al fraude y el engaño bancario puede obviarse (a título de excepción) mirando para otro lado y haciendo la vista gorda por razones macroeconómicas, argumenta el fiscal Paolo, ya que los afectados son micro ciudadanos y en última instancia, micro personas, insertas en micro familias españolas, quizás desahuciadas de sus viviendas, mientras que los bancos son entidades macroeconómicas y súper importantes.
Que aún hay clases vip y perros callejeros.

Es decir, que los argumentos macroeconómicos con que sostiene sus conclusiones el fiscal Mengozzi, están a años luz -en esta extraña escala de valores- de los valores éticos más predicados y de rigor, o de la simple decencia con que intenta guiarse (por la cuenta que le tiene) el común de los mortales.

Sobra decir que los mismos argumentos valdrían para las operaciones de Al Capone, los traficantes de armas, o los capos de la droga, ya que si se lo ponemos demasiado difícil en sus negocios ordinarios, la macroeconomía se resiente.

Dicen los “financieros” (un tipo especial de ciudadanos) que los argumentos del abogado general les alegran la vida, si cabe un poco más, mientras que los usuarios estafados (simples ciudadanos de a pie) están que trinan.

Son este tipo de cosas las que nutren e inflaman, no las pelotas, sino ese patriotismo europeo tan repipi, que estalla en el aclamado lema: “Más Europa”, con el que se podría componer una canción sencilla y pegadiza para el festival de Eurovisión.

Ración doble. No dan los de aquí y nos dan los de allí.
Debe ser un trío.

Yo, que soy un tipo extraño donde los haya, no acabo de cogerle la lógica al argumento en cuestión, ni el entusiasmo al lema proclamado más arriba, ya que diría que “más Europa” de esta, pedagógicamente hablando repite bastante y tiende al vómito.

O incluso, que esta extraña forma de razonar es más disolvente de la cohesión política de nuestro continente, que el ácido más sutil y corrosivo. Una disolución ética para una cohesión política, es una extraña paradoja que solo puede construir una Europa de rufianes

Pero deben ser cosas mías, porque en las tertulias de la tele de España, este tipo de decisiones se aplauden mucho.

Se cobra a final de mes.

Anuncios

Publicado el 13 julio, 2016 en Artículos y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: