Errores teleológicos

Hay errores que parecen caer del cielo para sustentar una fe, pero no caen del cielo, sino de la cúspide del poder, que aunque se parecen no son lo mismo. De la misma forma que no es lo mismo un error que una pifia (pifiar en México significa robar).

Es decir, hay tecnocracias teológicas (o teocráticas) que se fundan sobre errores teleológicos (con intención y finalidad) de la misma forma que hay religiones “reveladas” que tienen su origen en alucinaciones, en el mejor de los casos, o en el candor de los pardillos, en el peor, porque no deja de ser sugerente que el origen del sacerdocio y otros oficios levíticos esté casi siempre ligado a las ofrendas en especie que, aunque son para Dios, se las come el sacerdote.
Lo que hoy llamaríamos “comisiones” o “mordidas”.

Unos venden a Dios, sine die, con hipoteca y derecho a desahucio, y otros venden (o saquean) el patrimonio público, privatizándolo y cobrando el diezmo correspondiente.

El halo trascendente con que se viste hoy la tecnocracia para imponer la plutocracia, tiene un tufo a religión “revelada” que lo acerca al timo de la estampita. Y efectivamente, la estafa y el timo son sus más fieles catecúmenos, sus más forofos monaguillos.

Hemos sabido recientemente que el ayuntamiento de Madrid ha rescindido contrato con algunas agencias de calificación de la deuda, como Standard and Poor’s, para mejorar (reduciéndola) la calidad de la misma, y no incurrir en gastos superfluos (un millón de euros en los últimos años por este concepto) dando prioridad a necesidades más perentorias.
Hemos sabido también que esas agencias -que tienen muy mala leche y se llevan muy bien con el PP- se han cogido un cabreo monumental por dicha rescisión, y eso que son tecnócratas. Esa emotividad a flor de piel ya nos da una pista sobre su carácter pseudocientífico. De hecho, como digo, se llevaban muy bien con el PP de Esperanza Aguirre, ciegos para sus pifias púnicas, a efectos de calificación honesta e independiente.

En las conversaciones grabadas durante la reunión conjunta con el ayuntamiento actual, en realidad parecen zafios macarras (al estilo del FMI, les gusta amenazar a los representantes de los ciudadanos) por mucho “Excel” que manejen y enarbolen por el mástil.
Por cierto, nuestro Rato, fue gerifalte del FMI. No sé si esto debe interpretarse como un síntoma o una tarjeta de presentación de la cosa.

Son las mismas agencias de calificación (por ejemplo S & P) que dieron una nota “excelente” a Lehman Brothers en septiembre de 2008, justo cuando quebró dando el pistoletazo de salida al gran crack o “la gran estafa”, de la cual vive todavía la diosa austeridad (y sus beneficiarios) y nuestros recortes de derechos laborales y humanos.
Todo un currículum en el mundo del hampa.

Este tipo de pronósticos y avisos, tan importantes para el interés del ciudadano, siempre lo fallan estas agencias de calificación, que deberían auto descalificarse por “errores” tan garrafales. ¿Para cuándo una asociación de víctimas de la estafa? ¿Para cuándo una investigación de los calificadores?

El “error” de Rienhart y Rogoof (R & R), otro error Excel… ente, que puede o no ser inocente, denunciado y puesto al descubierto por un simple estudiante (Thomas Herndon), es del mismo estilo y apunta en la misma dirección. ¿Coincidencia teleológica o falsificación litúrgica?

En cualquier caso, como axioma místico, funda toda una fe que justifica y bendice el castigo (hasta el martirio) de los inocentes. Y en eso estamos, en el imperio del sadismo, por mucho que le pongan el bello nombre de austeridad. Es decir, la política que ha dinamitado el Estado de bienestar en medio mundo, se basa en una pifia académica o informática que hasta los propios autores han reconocido (a la fuerza ahorcan), pero de la que han obtenido pingües beneficios, ellos mismos y otros. Ni Olli Rehn, ni Jean-Claude Trichet, vieron o quisieron ver, lo que sin ninguna dificultad vio el joven Herndon haciendo sus deberes de estudiante. ¿Cuánto cobran las susodichas lumbreras? ¿Y de quienes además de nosotros mismos?

Todo esto me recuerda a la donación de Constantino y la falsificación del credo.
La Donatio Constantini fue una falsificación documental de la curia romana que otorgaba al Papa un amplio poder temporal en forma de Patrimonio de Pedro, que fue, sin embargo, un pobre pescador. Lorenzo Valla puso al descubierto ese fraude en 1440, mediante un lúcido e incontestable análisis lingüístico.

Algo parecido a lo del estudiante Herdorn con la pifia de Rienhart y Rogoof.  Este Rogoof es – que casualidad- ex economista jefe del famoso FMI,  para el que también trabajó Carmen Rienhart.

Por cierto, el Patrimonio que dicen de Pedro (aunque el verdadero Pedro vivía al día) no paga IBI en España (aunque si cobra entradas), en la estela de los privilegios fiscales a otros patrimonios de postín. Otra cosa es la cultura, o el currante de a pie, que deben pagar todo lo que no pagan la Iglesia y esos otros potentados. Yo he visto, hace pocos días, al patrimonio de Pedro circular en Mercedes, antes de entrar en el palacio episcopal. Anda que no hay diferencia entre un palacio y un portal de Belén, o entre un Mercedes y una barca marinera.

Dice Aznar que ellos son el partido de los trabajadores, y Rajoy que es un ferviente practicante de la economía con “alma”. Algo parecido a si escucháramos a León X (un Medici), decir a sus contemporáneos que practica y arrastra, entre sarao y sarao, una vida de pobre jornalero. Más bien dijo: “Puesto que Dios nos ha dado el papado, disfrutémoslo”. Al menos este protegía la cultura (de ahí viene el protestantismo), y off the record era sincero.

A partir de aquí, y siguiendo la ley de la entropía (segunda ley de la termodinámica) todo es posible de cara a la degradación del mensaje y el incremento de la tontuna.

Cuando se parte de axiomas podridos las conclusiones apestan.

Anuncios

Publicado el 9 octubre, 2015 en Artículos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: