¿EUROFOBIA?

lobby_planet_cartoon_crop_1

Si usted tiene cuernos y rabo, entonces usted es un “eurofobo”.
Y si usted tiene cuernos y rabo, es porque usted no piensa como dictan las REGLAS que se piense. Piénseselo dos veces antes de pensar.

Lo pensé desde el mismo momento en que Merkel reformó, sin consultarnos, nuestra Constitución:
estos de la “política única” y del “pensamiento único”, los agraciados con el premio del fin de la historia, son capaces de acabar ahora con Europa.

Aunque no lo parezca, estamos hablando de la Europa del siglo XXI, y no de la España del Licenciado Torrejoncillo, autor de un famoso libro puesto “en la torre de la Iglesia de Dios” que describía con pelos y señales el rabo de los judíos (próximo a la rabadilla), para mejor condenarlos a la hoguera.

Si usted es un ciudadano medio de Europa, es probable que no tenga ni idea de cuales son esas famosas REGLAS que hay que cumplir (sí o si) o quien las ha decidido, pero no ignorará quien manda en Europa.
Cualquier ciudadano de la “Europa de los ciudadanos” sabe que la “jefa” es Merkel, y a los demás figurantes nos los podríamos ahorrar, porque para trasmitir las órdenes decididas por “unanimidad a priori” desde la jefa a sus súbditos, basta un teléfono pinchado por los americanos, que obviamente resulta más barato que un presidente de gobierno local y florero.

Aunque todos saben quien manda en Europa, no todos se preguntan la razón, o como mucho barruntan un misterio escatológico que sólo un tecnócrata debe atreverse a intentar descifrar.
La respuesta es sin embargo más sencilla y mundana, y está al alcance de todos: Merkel es la que manda en Europa porque es la que más pasta tiene y quizás la que más pasta pone, en esta EUROPA DE LOS CIUDADANOS, que además de un invento es un negocio.

Los griegos llamaban PLUTOCRACIA al gobierno de los que más dinero tienen (no entramos a indagar como lo han obtenido, aunque lo que da carácter a “esta Europa” irreconocible, es la corrupción, los lobbys, y los paraísos fiscales).

Ellos (los griegos) sin embargo preferían la DEMOCRACIA, y esa preferencia es el germen de la civilización Occidental, que luego la TEOCRACIA (tipo Estado Islámico) oscureció durante unos cuantos siglos de humanismo anticristiano, es decir, de falta de humanismo.
La TECNOCRACIA no pasa de ser un subproducto, un mero instrumento servil al servicio de la plutocracia, que como mucho encuentra inspiración en Platón y su república inhumana de “técnicos” y “sabios”, o por mejor decir, de “listos”.
Todo esto debe ser coronado por algún símbolo potente tipo monarquía o Disneylandia que sujete la trama y dé cuerpo al soufflé.

Por concretar: socavar y derruir el Estado social y de bienestar (he ahí una de las REGLAS que hay que cumplir) es la opción irrenunciable impuesta por la plutocracia a los ciudadanos de Europa si quieren pertenecer al club europeo. Y la justificación es que este modo de obrar (o si se quiere, de destruir) es lo que mejor se atiene a las REGLAS.

Como Merkel es la única soberana que tiene soberanía, y a través de ella gobiernan los bancos, si usted se plantea la posibilidad de uno o varios referéndums para decidir cuestiones importantes que le afectan a usted como ciudadano europeo, y a sus hijos y nietos como descendientes de una deuda ajena e impagable, entonces es usted un “eurofobo” y un enemigo de la democracia.

Si lo piensa bien, la pregunta del referéndum griego en el fondo era la siguiente: ¿Quien cree usted que debe pagar la factura de la “estafa” que llaman “crisis”: sus causantes o sus víctimas?

Y si se pregunta, con toda razón, por que esa pregunta no se hizo también en España, Irlanda y Portugal, es que está incurriendo en eurofobia, y ha olvidado por un momento que quien decide lo que se pregunta o se hace en España, Irlanda o Portugal, es Merkel, lobbysta de los bancos alemanes, que no tienen nada que preguntar porque ya tienen todas las respuestas que, casualmente, coinciden con sus intereses.

Si usted tiene la tentación de pensar que la libertad, la igualdad, la fraternidad, o incluso la Declaración universal de los derechos humanos, están por encima de LAS REGLAS, entonces es usted un peligroso eurofobo, o lo que es peor, un “radical” extraviado que promueve la disidencia y el euroescepticismo.

La pregunta que al final se impone es:
dado que un grupo de políticos esta diseñando esta Europa contra los ciudadanos, una Europa que acabe con Europa, (una Europa gobernada por y para los mercaderes) ¿tendremos el talento, la lucidez, y la democracia suficiente para librarnos de ellos y cambiarlos por otros?

Anuncios

Publicado el 8 julio, 2015 en Artículos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: