Y YO ME PREGUNTO

rodrigo-rato

¿Qué dicen por ahí?

Y no es que me importe demasiado lo que opine Draghi, Merkel, o la Troika coronada, que siempre he evitado los malos consejos y las palabras necias.

Me refiero al extranjero en general, y más concretamente a los amigos de verdad, pues de los acreedores ya me consta que consideran bueno para el negocio alabar nuestra esclavitud sumisa y nuestra miseria contenta, y mientras puedan seguir ordeñando los intereses de una deuda que, visto lo visto, y robado lo robado, vete tu a saber de quien es, nuestra corrupción les importa un bledo y, como a Sísifo, nos quieren empujando la roca sin desfallecer.

¿Qué dicen por ejemplo en Italia, que siempre nos sirvió de mofa y escarnio por sus  Berlusconis y sus mafias, a nosotros, que siempre vamos de decentes y ejemplo a seguir, y aún en este momento, vamos dando lecciones, seminarios, y conferencias (bien pagadas) de democracia y excelencia ciudadana por medio mundo?

¿Podemos seguir dando lecciones de “transición” visto el “desenlace”?
¿Podemos seguir dando lecciones de democracia visto el cotarro?
¿Podemos seguir dando lecciones de limpieza cívica vista la oscuridad reinante?

¿Se reirán y seremos nosotros ahora objeto de mofa y escarnio, pues buscando pajas en ojos ajenos, cada día sacamos una viga descomunal de nuestro propio ojo ciego?

¿Será cierto que Rato, después del aperitivo de las tarjetas negras y el reciente postre (no menos oscuro), sigue siendo militante del PP para botón de muestra y ejemplo a seguir por las tiernas juventudes del partido gobernante?

Y me intriga, como a ustedes: ¿por que razón confusa arrastramos desde hace años esta balsa de corrupción fétida, esta rémora que supura y revienta por tantas heridas que ya nadie es capaz de sujetar ni ocultar? ¿Por qué nadie a su tiempo y cuando correspondía hacerlo, se atrevió a sajarla de una vez por todas para atajar la gangrena e iniciar la curación? ¿Por qué en vez de eso, se rompen ordenadores y se ocultan listas, se persiguen jueces, y se malean fiscales?

Y para esta desidia y pereza no importa que vengan elecciones a la vuelta de escándalos. Todo se fía al albur de un “despiste” ciudadano, de un olvido embrutecido, facilitado por una economía floreciendo sobre cadáveres (los nuestros y de nuestros derechos laborales, humanos…), antes que desvelar la verdad, antes que descubrir el crimen.

¿Tan mercenarios y faltos de ética nos consideran? ¿Tan faltos de esperanza y ambiciones de mejora? ¿Cómo ellos?

¿Tan extendida está la infección? ¿Tan de mentira es esta democracia?
¿Tan colegas son los amigos?

Anuncios

Publicado el 17 abril, 2015 en Artículos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: