Archivos Mensuales: marzo 2015

María Elena Walsh

Superduque

-“Queremos a España porque no nos gusta”-, un día dijo un político español de cuyo nombre no merece la pena acordarse.
Del mismo modo, pero con un estilo y una pluma de oro, María Elena Walsh compuso canciones para adultos como “Como la cigarra”, “Canción de caminantes”, “Canción de cuna para gobernante”, “Sábana y mantel” y “El 45” (en la que se refirió, sin nombrarlo, a Juan Domingo Perón). Junto a Jairo compuso “Angelito mexicano”, “Vidalita porteña”, “El valle y el volcán” y “Queda tan lejos”. En 1997 se editó el CD “Cantamos a María Elena Walsh” en el que numerosos artistas interpretaron sus temas a modo de homenaje. Allí se podía escuchar a Joan Manuel Serrat, José Luis Perales y Víctor Manuel poniéndole voz a temas como “Orquesta de señoritas”, “Manuelita la tortuga” y esta “Endecha española”,así como a Víctor Heredia y Palito Ortega interpretando “Canción de bañar la…

Ver la entrada original 545 palabras más

Anuncios

CACIQUES Y TESTIGOS DE JEHOVÁ

cacique caciquismo_02 caciquismo

Si bien el umbral de la sensibilidad ante el estímulo de la corrupción está cada vez más entumecido, y nuestra pituitaria tan sorda como ciego nuestro olfato (pura electrofisiología), aún nos desperezamos una miaja y damos un respingo ante ciertas cosas y asuntos que claman al cielo de Jehová en busca de un rayo purificador.

La conversación grabada a un cargo (delegada de empleo) de la junta andaluza, amenazando a sus trabajadores con el cruel despido y arreando órdenes para propagar la fe en el PSOE de puerta en puerta, como “testigos de Jehová” (ella misma lo describe así) pero sin testigos, no tiene desperdicio:

– “Que nadie esté en la oficina…”
– “Y os quiero a todos en la calle…”
– “La gestión dejarla un poquito aparte. Un poquito no… aparte”
– “Esto es lo que más se parece a los testigos de Jehová” (confiesa ella misma)

Este cuadro de costumbres de oficina siniestra y mal ventilada, es una cata en el melón de la corrupción andaluza que “apesta” como diría el Papa, y golpea inmisericorde la pituitaria más roma y militante. Kafka le habría dedicado una pesadilla de cucarachas y castillos.

Esa siesta no puede ser sana.
Sólo a los muertos de muerte incivil, no les llega esta peste. Lee el resto de esta entrada

LOS TESTIGOS DE JEHOVA SALEN DE LA OFICINA

Andalucía socialista

LA CORRUPCIÓN DEL PSOE EN SU SALSA (PILLADOS IN FRAGANTI):

AMENAZAS A TRABAJADORES + INSTRUCCIONES

¡QUE NADIE ESTÉ EN LA OFICINA!
¡Y OS QUIERO A TODOS EN LA CALLE! (haciendo campaña electoral a favor del PSOE)

¡LA “GESTIÓN” DEJARLA UN POQUITO APARTE! ¡UN POQUITO APARTE NO, APARTE!
¡ESTO ES LO QUE MAS SE PARECE A LOS TESTIGOS DE JEHOVA! (LO DICE ELLA MISMA)

http://iniciativadebate.org/2015/03/24/desde-la-junta-de-andalucia-meten-miedo-a-sus-trabajadores-para-que-voten-psoe/

BIORRITMOS

La siesta

Leo titulares y noticias de prensa:

  • (Banco Madrid): “Directivos cercanos al PSOE en la cúpula de la entidad”.
  • “PP y PSOE se unen para impedir la reprobación de Aznar por sus negocios en Libia”.
  • “Detenidos dos delegados de la Junta andaluza por los cursos de formación” (apenas un día después de la victoria electoral del PSOE andaluz)

Más allá del hecho contrastado y empírico que confirma fehacientemente que desde la revolución francesa a este parte, este país perdió su oportunidad histórica y definitivamente la cabeza (aunque donde rodaron las susodichas fue en el país vecino), lo cierto es que ese atolondramiento mantiene un rigor, una línea, y una unidad de destino en lo local, que pasma y sorprende en lo universal. Es decir, visto desde fuera.

Vamos a donde nos lleven, aunque siempre en la misma dirección, dando vueltas y más vueltas, y bendiciendo el palo y la zanahoria. Lee el resto de esta entrada

LO MALO CONOCIDO

brizna de hierba

El vértigo de lo nuevo es poderoso, y una vez más las urnas han bendecido la corrupción en la línea tradicional de aquellas “caenas” que merecieron “vivas”.

En este país se hace camino al andar desde el siglo XVII, pero apenas se avanza un paso (casi siempre hacia la frontera y el exilio) en una foto fija que casi ni se estremece, y que no permite adivinar un mínimo manantial de agua fresca en lo profundo de la roca inerte.
La inercia es nuestro carácter fundamental desde hace más de tres siglos. Somos de una fidelidad marmórea y mantenemos un discurso silencioso y fiel con las estatuas y los muertos.

Es nuestra historia quieta, que a veces se agita o respira en unas cuantas “voces descalzas” que parecen proceder de seres vivos, desnudos como los hijos de la mar.

“Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, recordaba en un reciente artículo mi admirada Maruja Torres, y dice el pesimismo proverbial de un pueblo inveteradamente golpeado, profundamente herido, irremediablemente escéptico.

Realismo de estepa espiritual, de páramo sediento que ya ni recuerda para que sirve la sed. País de sedientos exiliados, fuera y dentro, antes y después, ahora y siempre.

Y una vez dicho esto en plan Jeremías del 98, lo cual demuestra que estamos cabreados desde aquel entonces o incluso antes de que Unamuno vistiera de negro, hay que decir sin embargo que el PP, probablemente el partido más corrupto y mentiroso de Europa y todo el ámbito Occidental, se ha llevado un buen y merecido varapalo, y sin embargo el PSOE, que le va a la zaga y le hace ajustada competencia en esta empresa gansteril y falsaria, ha recibido un inmerecido premio.

Corrupción y mentiras refrendadas y respaldadas con votos.

¡Es lo que hay! Al menos en Andalucía, que si siempre fue pintoresca y digna de viajeros exploradores, no es menos cierto que es nuestra comunidad más representativa, como mezcla de culturas y humanidades que nos hace únicos e interesantes. Todo hay que decirlo.

Digna de respeto y profundo cariño. Cuna de grandes y rompedores genios, como el abate Marchena (insigne traductor de Lucrecio), Lorca o Falla. Extraños frutos del desierto ardiente.

De la nada, nada nace, dice el axioma materialista. Pero en este páramo, en este secarral incivil, ha nacido una tierna brizna de hierba. Verde que te quiero verde.

Ahora hace falta primavera que la riegue y jardineros que la cultiven.

Esa es la cuestión.

AGUIRRE, UNA GANGA

tenia2En su aparente duplicidad este pequeño artículo solo trata de un tema: el mercado de la corrupción, o lo que es lo mismo, la corrupción como mercado.

Y casi podría decir para empezar que el género está barato, pues debido a la ley de la oferta y la demanda, con una relación casi erótica y de mutuo amor, entre el que demanda y el que ofrece, entre el que vota y el que gobierna, entre el que compra y el que se vende, la abundancia de género corrupto ha puesto el precio de la democracia por los suelos. Cualquiera puede comprarse un cuarto de filete bien aliñado con trampas y desfalcos, con comisiones de maletero y disparos furtivos. Esto es pura selva, y no hace falta controlar la triquinosis.

Y Aguirre, quizás por ello, vende bien, incluso sin pasar el discurso por el veterinario para que le examine la lengua. Vende, y todo lo demás sobra, que esto es el mercado.

Y excesivamente inocentes y dignos de estampita son los que aún se asombran de ello, y escandalizados se llevaron las manos a la cabeza cuando Rajoy la nombró candidata, abuela de tantos nietos deformes. Nietos “políticos”, claro está. De los que medran a la sombra del Granado y otros inventos impunes, desimputados por léxico-ley, de la Púnica.

Investigados (que no controlados), y ya es mucho decir.

Pero Rajoy, como carente de cualquier tipo de escrúpulos, en vez de llevarse las manos a la cabeza como haría un santo varón digno de crédito, o enviarle algún mensaje de ánimo y consuelo por la “Púnica” desvelada, como es su costumbre solidaria, donde se llevó las manos fue a la calculadora, como haría un astuto tratante de cabaña, y se preguntó: ¿A cuanto está el cuarto de corrupción calculado en votos?

Y decidió, oteando la calidad del cliente y la escasez de género limpio (esto se ve en la dentadura), o que no era mal negocio, o que no había mucho donde escoger, vista la epidemia de tenias chupópteras y demás platelmintos vampiros.

Con lo cual, para decirlo brevemente, que la corrupción una vez mas asome la patita por debajo de su falda, en forma de jefa de prensa o lo que fuere, es lo de menos. Aguirre es la candidata. Y probablemente las mas “representativa” de la marca.

¿Han dimitido ya los órganos de control (Aguirre incluida) encargados de que el Granado no diera frutos envenenados?

¡Que cosas tiene usted, Don Justo! ¿Acaso ha dimitido usted de su optimismo y vana esperanza?

Recuerde que por dimitir no ha dimitido ni el presidente de la Comunidad de Madrid.

Insisto: ¿Han dimitido ya los órganos de control que miraban para otro lado mientras en el Banco Madrid (tan lejos de USA) florecían y medraban los capos de la droga y demás excelsos criminales?

¡Y dale!

Pues no le habíamos dicho que la corrupción era cosa del pasado, y va usted y me viene con un caso actual y del presente más rabioso, que por definición programática y consenso bipartidario, no existe, no puede existir.

¡Haga como nosotros! ¡Mire para otro lado mientras los americanos desinfectan el corral!

ECOSISTEMA

El ecosistema es ese escenario que los humanos creemos controlar pero que al final acabará con nosotros.
El aire se va viciando con un run-run, con un ruido de fondo, con una inaprensible e indefinida molestia, que con el tiempo se hace familiar y sólo al final se descubre como contaminación, como veneno, como cáncer mortal. Irreversible.

¡Demasiado tarde!

No de otra forma trabajan las termitas, vaciando la solidez de las vigas maestras y manteniendo la superficie de su cáscara, hasta que el edificio se derrumba todo como si fuera de cartón-piedra, huero y frágil como una monda, alto y endeble como una mentira.

Muchas veces el aire acondicionado es más peligroso que la intemperie, el bonsái más falso que la hierba salvaje, y la “estabilidad” mas patógena que el viaje.
Y casi nunca vale más lo malo conocido (padecido una y otra vez con fidelidad masoca) que los horizontes que abren nuevos caminos y orean aires más sanos.

En los primitivos tiempos de la vida, algunos organismos fotosintéticos empezaron a producir y expeler oxígeno en grandes cantidades, tóxico deletéreo para otras formas de vida.
Difícil resulta comprender hoy aquel drama viendo los frondosos árboles verdes o sus bellas flores.

Otros organismos mas peligrosos mutan y crecen hoy, con la radiación de fondo de la corrupción, y en sus átomos no esta inscrito el símbolo del aire limpio, sino la cara de Berlusconi, Bárcenas o Rajoy, de González, Blesa o Rato. O el anagrama de Goldman Sachs (la “hidra”).
De las ramas del árbol de Pujol no cuelgan frutos sanos, sino manzanas podridas y gusaneras cultivadas.

Ya lo he dicho antes, pero lo vuelvo a decir. Nunca antes en España se había dirimido en unas elecciones, con tanto conocimiento de causa, con tanta profusión de datos, tan conscientemente, una sorprendente alternativa: o seguir siendo gobernados por la corrupción y sus mafias, o elegir un camino distinto.

No cabe la excusa de la ignorancia.

Hoy día uno puede darle al botón de un ratón travieso y leer:

“Goldman Sachs estuvo involucrado en el origen de la crisis financiera en Grecia de 2010-2011, ya que ayudó a esconder el déficit de las cuentas griegas del gobierno conservador de Kostas Karamanlis. Concretamente Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, había sido vicepresidente para Europa de Goldman Sachs, con cargo operativo, durante el período en que se practicó la ocultación del déficit”.

No se piensa tanto como se debiera (aunque es el eje fundamental de este juego) que así como los que nos gobiernan, condicionan y deciden de forma importante nuestras vidas, nosotros podemos decidir absolutamente quienes nos han de gobernar.
Incluso a pesar de los poderes en la sombra que no se presentan a las elecciones, porque hoy sabemos quienes se dejan comprar por ellos y quienes no.

En la primera parte de ese balance de fuerzas creemos ciegamente: el poder tiene mucho poder. De lo que dudamos como timoratos, como aborregados súbditos, es del poder que tenemos nosotros. Cada uno de nosotros.

Y esa duda nos es inculcada con el miedo, con el fatalismo, con la falta de ilusión, con los mantras de “la única política posible” y el único “sistema” posible. Con el mandato de la estabilidad en la tristeza, vigilada y anestesiada por la troika.

Visto el grado de contaminación ambiente, por extraña paradoja se podría incluso decir que en estas cruciales elecciones que se van a suceder, no elegimos tanto a los representantes que nos han de gobernar, como a los ciudadanos o personas que queremos ser. El aire que queremos respirar.

CIUDADANOS ADULTOS Y HÉROES ABUELOS (recuperando artículo)

En realidad un ciudadano adulto es aquel que tiene memoria, no en forma de rencor, sino en forma de ajuste de cuentas, que suena mas matemático. No se trata de poner las tripas sobre la mesa, sino de echar la cuenta de la vieja.

Así como los gobiernos tecnócratas, troikas, premios Carlos V, y demás archiperres mecánicos, saben ajustar sus cuentas por derroteros extraños y con un par de pelotas de acero, es decir, endosando la deuda de la estafa a los estafados (que ya tiene mérito la jeta metálica que le echan), los ciudadanos aspirantes también debieran esforzarse un poco, y proceder por razones aritméticas a depositar en urna las hostias correspondientes a esas caricias.

Esto que parece de Perogrullo, no siempre es así, entre otras razones porque no todos los ciudadanos se aplican al noble arte de abrir los ojos y obrar en consecuencia. Y además, la velocidad de los tiempos tiene distraída la inteligencia y desvaída la memoria.

¿Cómo se construye un silogismo?

Con premisas, inferencia, y conclusión.

En esto nos llevan ventaja los abuelos, que tienen mas trabajada la biografía, aposentado el espíritu, y la vista entrenada y trufada de recuerdos. Pero por lo general están arrinconados, y solo recuperados como canguros, o en último extremo, reciclados como sostenedores pensionistas de la pobreza familiar.

Tanto si el “moderno” vive desahogado, como entregado a la codicia esclava de las horas extras y los objetos de lujo, el familiar “antiguo”, el “viejo”, ese que tiene una historia que no se la salta un gitano, estorba y sobra.

¡Cuantos exiliados a tugurios dantescos, en estos tiempos rufianes!. ¡Cuanta experiencia perdida, y cuanta dignidad maltrecha!

En otros tiempos más saludables, se contemplaban las palabras que salían de sus bocas, como el producto de muchos experimentos y quintaesencia de la verdad empírica. En gran medida, todo esto se ha perdido en nuestra sociedad del espectáculo pueril, llena de consolas pero huérfana de consuelos. Ensimismada en hazañas virtuales, y acoquinada por “crisis” artificiales.

Sin embargo España es tierra de pobres, donde el hambre, según que ciclo de miserias, espabila el alma y enseña latín. Y según merme la tontería, crecerá la humanidad. No perdamos la esperanza.

Un hombre un voto. ¿No vamos a poder entre todos contra este fraude? ¿Será esta una vana esperanza?

Mientras tanto comienza el circo electoral. Estamos que lo regalamos. Enfundamos el cuchillo y regalamos jabones para lavar la memoria.

Básicamente este el deporte preferido de los “intermediarios”: el ejercicio gimnástico de la desmemoria, la especulación sobre el valor de las promesas, el voto como mercancía, el programa como trampa, el vano estruendo de la piñata, y los atolondrados palos de ciego.

Tiempo es este, lleno de altavoces, falsos caramelos, mentiras ciertas, y olvidos programados.

Si echamos la mirada hacia atrás, hacia estos años de triste epifanía, comprobamos que salvo raras excepciones, el pueblo ciudadano ha estado mas solo que la una, bajo un sol de injusticia. Y mientras el “común” sudaba sangre, los gerifaltes borraban huellas, y meditaban en el esfuerzo de adjudicarse las medallas.

Muchos han rebuscado en los contenedores, muchos han huido, muchos han muerto. Entre tanto, los padres de la patria se fumaban un puro y miraban los toros desde la barrera. O en su estilo, rellenaban crucigramas constitucionales.

Son los ciudadanos de a pie, los que en improvisadas organizaciones se han batido el cobre en la arena, y se han dejado la piel entre las uñas de la necesidad.

Ellos son los que han denunciado y combatido la estafa.

Muchos abuelos han estado en esas refriegas cívicas, ninguneadas y apaleadas por el “régimen”, acompañando a los hijos, acompañando a los nietos, o sustituyéndolos. Yayo-flautas. Abuelos radicales. Antisistema.

Hessel, Saramago, Sampedro… Se han ido, pero han dejado su ejemplo.

Casi en vísperas de cerrar sus ojos terrenales para siempre, Stéphane Hessel abrió los de los demás con su protesta indignada. Vida cumplida, vida gastada, pero la humanidad intacta. Un último regalo, de un abuelo que se despide sonriendo y luchando.

Y como el, tantos abuelos.

Y no lo hacen buscando premios, pero el premio Carlos V de Barroso, que no ha hecho otra cosa que bendecir la estafa, yo se lo habría dado a estos abuelos dignos, por sus últimas y heroicas lecciones.

Artículo en prensa

CARMEN ARÍSTEGUI

plaza margaret thatcher

Confieso que hasta hace poco no conocía a la periodista mexicana Carmen Arístegui (“una de las periodistas más importantes de Méjico” según la define el periódico El Mundo). Fue al indagar sobre la extraordinaria y bastante siniestra peripecia vital de Marcial Maciel, fundador de los legionarios de Cristo, que topé con su nombre.

Periodista crítica y despierta, “sin pelos en la lengua”, Marcial Maciel es y ha sido uno de sus objetos de escrutinio, tratando de desvelar toda la trama de complicidades de poder, de silencio y de dinero que giran en torno a este maléfico personaje, depredador de novicios y pederasta impune, morfinómano, protegido y alabado por Juan Pablo II (poderoso caballero es Don Dinero), y durante un tiempo también por el cardenal Ratzinger.

Fundador y capo de una secta católica de ultraderecha que le hizo y le hace la competencia al Opus Dei, del que los informes (incluso vaticanos) desvelan que carecía de sentimiento religioso y de escrúpulos, y que sin embargo era una auténtica y muy eficaz máquina de hacer dinero (otra cosa es como), virtud esta última no se sí teologal pero muy alabada y premiada por la santa sede, que quizás no fue motivo pequeño para la protección y elogio que recibió de parte del beatificado e “infalible” Juan Pablo II.

Fue un maestro en atraer las complicidades y el dinero del poder político, económico y militar, y según sus más cercanos colaboradores, admirador de Franco y de cierto estilo “alemán” o directamente nazi, que le llevó a recomendar el saludo a Cristo con la mano extendida al estilo fascista, de la siguiente manera: “Heil Jesús” “Heil Cristo”. Lo declaran sus propios novicios.

Todo ello es hoy conocido, y no impide que la estructura y el espíritu político-financiero-militar de los Legionarios siga en pie. Legionarios que tanto gustaron al beatificado Papa.

El caso es que el padre Maciel (ya fallecido), que tampoco se privó de otros amoríos de los que actualmente hay descendencia biológica, incluso en España, pudo vivir en el lujo hasta el final, sin sufrir ninguna incomodidad de parte de la justicia canónica, como tampoco de la justicia civil (a pesar de sus delitos probados).
Sólo fue invitado, una vez hechas públicas sus fechorías (no se podían ocultar ya durante más tiempo) a retirarse y vivir cómodo y tranquilo hasta que le llegara su hora.

Con una maestría que dice mucho de las dotes manipuladoras del personaje, el padre Maciel (que no esta beatificado de milagro y porque el diablo no siempre se sale con la suya) convertía y hacia pasar sus excesos y lujos sátrapas por un ejercicio de ascética virtud. Y así, si necesitaba que sus escogidos novicios (“bonitos” los llaman en Méjico) le dieran “masajes” en las partes bajas, es porque tenia un problema de salud en sus vías seminales, y si necesitaba viajar siempre en Mercedes Benz es porque tenía un problema de salud en la espalda. Los hoteles económicos no eran lo suyo.

Eficaz Mefistófeles, pudo extender sus tentáculos por México, España, Italia y medio mundo, y tuvo potentes relaciones y apoyos en la cercanía primero de Franco y después de Aznar.
El que dicen “el hombre más rico del mundo”, Carlos Slim, el famoso protector del pseudosocialista Felipe González, fue junto a Juan Pablo II el más fiel protector de este criminal.

Tratando el tema del padre siniestro, puede verse a Carmen Arístegui en accesibles grabaciones de Youtube, y también en un libro de título “Marcial Maciel, historia de un criminal”.
La habilidad y el mérito de Carmen Arístegui, consisten en desnudar de su disfraz la verdad del personaje, pero también la trama que lo oculta, protege y sostiene. Trama en la que se incluye al Vaticano.

La triste noticia es que Carmen Arístegui, la periodista valiente, ha sido despedida hace pocos días por pisar de nuevo un callo al poder. En este caso ha sido por motivo de una mansión adquirida por la primera dama del país, la mujer del presidente Enrique Peña Nieto, a un importante contratista gubernamental. Caso conocido como “La Casa Blanca”.

Hoy mismo nos enteramos que se investiga a un cercano colaborador y jefe de campaña electoral del Presidente Peña Nieto por los sucios y criminales dineros de Banco Madrid, sito en la “Plaza Margaret Thatcher”. Se investiga lavado de dinero, financiación ilegal, compra de votos…

¿Plaza Margaret Thatcher? ¿La amiga de Pinochet, el pederasta Jimmy Savile, y musa de Felipe González? ¡Que pequeño es el mundo! Apenas como una plaza del distrito de Salamanca.

Como dice la propia Carmen: “El caso Maciel es poliédrico. Es un retrato y es un espejo”.

LA COZ

Al parecer, el espécimen que propino una coz a una viandante en Barcelona por la espalda, y salió después de estampida como un búfalo loco, no era la primera vez que lo hacía.

Dominaba la técnica y el arte de la coz y ya antes lo había practicado, también con una mujer, en la localidad de Benidorm.

Esa otra “entrada al tobillo” a la orilla del mar quiso dejarla igualmente inmortalizada en la correspondiente grabación en video, no se sabe si de cara al curriculum académico.

El espécimen en cuestión ha sido datado con la prueba del carbono-14 en torno al año 2015, con un margen de error de mas o menos 24 años, y es por tanto posterior a Einstein y Darwin, e incluso a Montaigne, Voltaire y Galileo.

Se discute actualmente si se trata de un fósil, un vestigio, o un mutante postmoderno que abre caminos insospechados al futuro.

Tal y como hemos podido ver gracias al documento gráfico del rebaño que le graba y ríe la gracia (consúltese a Le Bon en todo lo referido a rebaños), la coz fue de tal entidad que derribó a la víctima, y hubiera encogido el estómago y helado el grito de una feroz hinchada de fútbol.

Felizmente y por extraño milagro no hubo fractura, y todo se limitó a un daño ligamentoso, además del correspondiente daño moral.

No obstante lo cual, poco después de conocida la hazaña se le ve salir al susodicho de la comisaría, tranquilo y ufano, como si volviera de oír misa un domingo cualquiera, acompañado cual carabina por su padre, empresario que al parecer casi lo disculpa todo como consecuencia necesaria de una juerga etílica.

Uno presume, con plausible fundamento, que el tal no pasa hambre y no sólo tiene para patatas con chorizo, sino para harina de hocico y herraduras de noble metal, marca BMW.

Si quisiera costearse un master no pasaría estrecheces.

Cuando sin excesivo intervalo de tiempo se me juntan este tipo de anécdotas con otras de parecido pelaje o su indeleble recuerdo, el alma colectiva se me viene a los pies, justo a la altura del encefalograma plano, donde cabalgan las pezuñas.

Y dado que todo va de juergas y expansiones, como olvidar a aquellos jovenzuelos sin preocupaciones y bien vestidos, que dedicaron un rato de su ocio festivo a quemar viva a una indigente en un cajero automático de Barcelona en 2005. O los frecuentes actos de agresión a indigentes, por parte de jóvenes, con heridos y nuevas victimas mortales, que se han sucedido después en circunstancias muy parecidas a las del episodio de 2005 (jóvenes “de marcha”, rebaño de borregos agresivos, indigentes indefensos, cajeros automáticos…).

Cajeros automáticos para sacar más dinero. Cajeros automáticos para refugiarse del frío.

Cuando veo la rentabilidad televisiva de las peripecias vitales expuestas en canal y a granel de El Gran Hermano, con otros antros de tamaña tele basura fashion, no puedo dejar de pensar que ese bombardeo sistemático de miseria espiritual y porquería filosófica no es inocente, y que a la larga no puede dejar de tener consecuencias sobre la salud mental y moral de los televidentes.

Artículo en prensa

A %d blogueros les gusta esto: