Con permiso de la letra A

Mister B, empieza el abecedario por su propia letra, la B, con permiso de la letra A, alfa de los olimpos, macho supremo y cúspide de todas las jerarquías sacrosantas, palanca y velo de todos los estercoleros.

Don Arturo Fernández, mister B, máximo representante de la honestidad emprendedora en Madrid y segundo de a bordo de la honradez nacional, no necesita más letras ni alfabeto para desarrollar su escaso discurso. Le tiene querencia al “Black”, se ve guapo en ese espejo invisible, que además adelgaza en apariencia y empobrece la figura.

En “Black” no se ven tanto las carnestolendas que se arrastran, todos los gatos son pardos y silenciosos, y hasta la rubicunda avaricia se viste de gris y parece virtuosa austeridad, que es lo que este sujeto predicaba para los demás en todas las esquinas de los medios afines.
De hecho, no tiene dinero para pagar a sus trabajadores, dice el pobre, pero esta mañana se ha encontrado, de repente, 36.000 euros en su bolsillo black. Nadie lo sabía. Incluso ni el mismo.
Va a acercarse a devolverlos antes de que los moje la lavadora. Post honradez con post arrepentimiento. Por supuesto, sin dimisión que se sepa, de momento.

En Black, ni los pecados pagan indulgencias, ni los delitos pagan impuestos.

Nuestro mister B, firme partidario de la mano dura y del prieto cinturón en otras barrigas que no sean la suya, que alentó el vapuleo del currante hasta extremos de desnutrición (debe creer que esta subespecie de humanos pueden trabajar y rendirle beneficios sin comer ni cobrar), ya saltó a los medios, no hace tanto, por pagar en B a sus trabajadores, según noticias de todos conocidas aunque no se con que consecuencias.

Y desde entonces, sigue erre que erre pero sin salirse de la B, con la venia, eso si, de la letra A. Con B de beso, beso a usted su mano Alteza.

Es entrañable, casi lacrimógeno, el espectáculo que el momento presente, incluso esta misma mañana calida de Octubre, nos depara. Los mismos que antes callaron ahora denuncian, los mismos que ocultaron ahora quieren saber lo que no ignoran, y se acercan a los juzgados a “poner en valor” su honradez, a “empoderar” su virginidad de pañuelo sucio. Que país.

Ya lo vimos en el caso Pujol, hace bien poco: van a rastras, a investigar lo que ya conocen, a salvar los muebles cortando ramas y sin tocar el tronco. Y van pidiendo cita con el dentista para que les revise las caries y administre un empaste. Personalmente, recomiendo extracción.
Disfrutemos del teatro. Es lo que nos queda.

“España es el segundo país con una mayor deuda externa tras Estados Unidos” se nos ha informado hace muy pocos días. No dejemos de pensar en este dato mientras asistimos a nuestro teatrillo de corruptos y polichinelas, e intentemos atar cabos y sacar conclusiones.
La diferencia es que la deuda USA equivale al 34% de su PIB, mientras que la deuda española (1,4 billones) supone el 103%.

Es decir, que en toda confrontación con USA nos crecemos y la plata nos sabe a oro. La B nos sabe a A, de manera que a efectos prácticos somos los máximos… deudores del mundo mundial.

¿Régimen para este pequeño acceso de fiebre?: normalidad institucional.
Es decir, el “régimen” ni se toca.

Artículo en prensa

Anuncios

Publicado el 6 octubre, 2014 en Artículos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: